Categoría: Salud

¿Cómo se Presenta el Sida en la Mujer?

Históricamente, la epidemia de VIH/SIDA ha afectado a más hombres que mujeres. Sin embargo, si las nuevas infecciones por VIH continúan al ritmo actual en todo el mundo, es posible que las mujeres con VIH pronto superen a los hombres con el virus.

Palabras claves: Epidemia, VIH/Sida, mujeres, hombres, género, procedencia.

La infección del VIH afecta a un número creciente de mujeres en el mundo  cada año. Es probable que muchos cientos de otras mujeres vivan con el VIH aunque no estén conscientes de su propia infección.

El Sida en la Mujer contagiada

El VIH/SIDA afecta desproporcionadamente a las mujeres afroamericanas en los Estados Unidos. A nivel nacional, la infección del VIH es la principal causa de muerte de las mujeres afroamericanas entre 25 y 35 años.  El número de casos de VIH entre las mujeres afroamericanas sigue aumentando.

Las mujeres caucásicas representan un porcentaje menor de las mujeres que viven con el VIH. En el caso de las mujeres latinas representan también un porcentaje menor  de los casos de VIH/SIDA en mujeres. 

También se contabiliza un porcentaje menor de mujeres con VIH, que son de comunidades nativas americanas, asiáticas, de las islas del Pacífico y de otras comunidades.

Las mujeres con edades que están en los 30 años son las que tienen más probabilidades de vivir con el VIH/SIDA, y casi todas las mujeres que viven con el VIH tienen entre 20 y 50 años de edad.

mujer

Mujeres en riesgo de contraer el VIH/SIDA

La mayoría de los nuevos casos de VIH en mujeres son el resultado de comportamientos sexuales riesgosos, aproximadamente dos de cada tres nuevas infecciones en mujeres son el resultado de relaciones sexuales sin protección. 

El resto de los nuevos casos se deben en gran parte a compartir agujas y trabajos mientras se usan drogas inyectables. Durante las relaciones heterosexuales, las mujeres suelen estar más expuestas a los fluidos corporales que sus parejas masculinas. 

Esto pone a las mujeres en un mayor riesgo de contraer muchas enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluyendo el VIH. Las mujeres, especialmente las jóvenes, pueden ser más vulnerables porque pueden tener miedo de decir que no al sexo o de insistir en que su pareja use un condón.

El uso de drogas inyectables, que incluye compartir agujas u otro equipo con las parejas que se inyectan, también pone a las mujeres en riesgo de contraer el VIH. Si una mujer que usa o ha usado drogas inyectables en los últimos años, tiene una pareja sexual que ha usado drogas inyectables, puede estar en alto riesgo de infección por VIH. 

Si se tiene una pareja sexual que ha estado en la cárcel o que puede haber tenido relaciones sexuales con otros hombres en algún momento, también se puede correr un alto riesgo de contraer el VIH. 

Síntomas del VIH/SIDA en las mujeres

Muchas mujeres no presentan síntomas cuando se infectan por primera vez con el VIH. Algunas  pueden tener una enfermedad parecida a la gripe, incluyendo fiebre, dolor de cabeza, cansancio y agrandamiento de los ganglios linfáticos, dentro de un mes o dos después de la exposición al virus. Estos síntomas suelen desaparecer en el plazo de una semana a un mes y a menudo se confunden con los de otra infección viral.

Es posible que los síntomas más graves no aparezcan durante 10 años o más. Incluso durante el período asintomático, el virus está activo dentro del cuerpo de una mujer y puede transmitirse a otra persona.

A medida que el sistema inmunológico empeora comienzan a producirse diversas complicaciones. Para muchas mujeres, los primeros signos de infección son los grandes nódulos linfáticos o glándulas hinchadas que pueden estar agrandados durante más de tres meses.

¿Existe la vacuna contra el SIDA?

Actualmente no hay ninguna vacuna disponible que prevenga la infección por VIH o que trate a los que tienen la enfermedad.  Sin embargo, los científicos están trabajando para desarrollar una. 

Los Institutos Nacionales de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIH) están invirtiendo en múltiples enfoques para prevenir el VIH, incluyendo una vacuna preventiva segura y eficaz contra el virus. Estos esfuerzos de investigación incluyen dos ensayos clínicos de vacunas multinacionales de última etapa Otras investigaciones apoyadas por el NIH tienen por objeto ofrecer opciones adicionales de prevención del VIH que sean seguras, eficaces y deseables para poblaciones diversas y que puedan ampliarse en todo el mundo para ayudar a poner fin a la pandemia mundial.

La necesidad de una vacuna contra el HIV

Hoy en día, más personas viven con el VIH que nunca antes, además de que,  tienen acceso a un tratamiento que salva vidas con medicamentos para el VIH (llamado terapia antirretroviral o ART), lo que es bueno para su salud e integridad. 

Cuando las personas que viven con el VIH logran y mantienen la supresión vírica tomando diariamente la medicación para el virus tal y como se ha recetado, pueden mantenerse relativamente saludables y no corren ningún riesgo de transmitir el VIH a sus parejas.

Además, otras personas que corren un alto riesgo de infección por VIH pueden tener acceso a la profilaxis preexposición (PrEP) o al tratamiento antirretroviral que se utiliza para prevenir el VIH. 

Sin embargo, lamentablemente, cada año se diagnostican con la infección por VIH a millones de personas en el mundo. Para controlar y, en última instancia, acabar con el VIH en todo el mundo, se necesita un conjunto de herramientas de prevención del VIH que sean ampliamente accesibles para todos los que se beneficiarían de ellas.

vacuna vih

¿Cuál es el objetivo a largo plazo?

El objetivo a largo plazo es desarrollar una vacuna segura y eficaz que proteja a las personas de todo el mundo de contraer el VIH. Sin embargo, aunque una vacuna sólo protege a algunas personas que se vacunan o incluso ofrece una protección menos que total de reducir el riesgo de infección, se podría tener un impacto importante en las tasas de transmisión y ayudar a controlar la pandemia, en particular para las poblaciones con alto riesgo de contraer el VIH. 

Una vacuna parcialmente eficaz podría reducir el número de personas que se infectan con el VIH, reduciendo aún más el número de personas que pueden transmitir el virus a otras, disminuyendo sustancialmente el número de nuevas infecciones, lo que contribuye a  detener la epidemia.

Las vacunas han sido históricamente el medio más eficaz para prevenir e incluso erradicar las enfermedades infecciosas, porque las mismas, evitan de manera segura y rentable la enfermedad, la discapacidad y la muerte. Al igual que las vacunas contra la viruela y la poliomielitis, una vacuna preventiva contra el VIH podría ayudar a salvar millones de vidas.

 

¿Cómo se disemina el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y el VIH?

Una de las formas de diseminación del virus VIH es por la falta de prevención en mantener sexo seguro y responsable. Tomando la medidas pertinentes para evitar tener varias parejas, sin conocer su procedencia y estado de salud, llevando una vida sexual promiscua y sin control. 

Por ello, lo más común es que las personas contraigan o transmitan el VIH a través de conductas sexuales y también con el uso de agujas o jeringas contaminadas que generalmente ocurre en los drogadictos. 

Por lo tanto, sólo ciertos fluidos corporales como la sangre, el semen, fluido pre-seminal (pre-cum), fluidos rectales, fluidos vaginales y leche materna, de una persona que tiene VIH,  pueden transmitir el virus.

Para que se produzca la transmisión, el VIH de estos fluidos debe llegar al torrente sanguíneo de una persona VIH negativa a través de una membrana mucosa, en el recto, la vagina, la boca o la punta del pene, por cortes o llagas abiertas, o por inyección directa.

Las personas con VIH que toman diariamente los medicamentos para el virus según lo prescrito, obtienen y mantienen una carga viral indetectable, no corren ningún riesgo de transmitir el VIH a sus parejas VIH-negativas.

Otras formas de diseminación del VIH

El VIH se propaga sólo en casos extremadamente raros por:

Practicar sexo oral, que por lo en general, la probabilidad de que una persona VIH negativa contraiga el VIH a través del sexo oral con una pareja VIH positiva es extremadamente baja.

Las personas también pueden ser objeto de una posible infestación, al recibir trasvase de sangre, productos sanguíneos,  trasplantes de órganos o tejidos contaminados con VIH, y en ese caso, se considera que el riesgo es extremadamente pequeño hoy en día,  debido a las rigurosas pruebas de suministro de sangre,  de órganos y tejidos donados.

Los casos de traumas severos en los que, cada uno de los muy pequeños casos documentados ha implicado un trauma  con daño extenso de tejido y la presencia de sangre. Sin embargo, no  hay riesgo de transmisión si la piel no está rota, pero puede haber contagio, por el contacto entre la piel rota, las heridas o las membranas mucosas y la sangre infectada por el VIH o los fluidos corporales contaminados con sangre.

El contacto con la pareja que tiene úlceras o encías sangrantes y la sangre de la pareja seropositiva entra en el torrente sanguíneo de la pareja seronegativa. El VIH no se transmite a través de la saliva.

Consumir alimentos que han sido masticados previamente por una persona con VIH, y en este caso,  la contaminación se produce cuando la sangre infectada de la boca de una persona con VIH, se mezcla con la comida mientras mastica y los únicos casos conocidos son los de los bebés.

sindrome vih

La concentración viral del VIH y la adquisición o transmisión del Virus

La concentración viral se refiere a  la cantidad de VIH en la sangre de una persona que tiene el virus, que si es alta, puede contagiar a otra persona. Por lo tanto, tomar diariamente los medicamentos para el VIH, denominados como terapia antirretroviral o ART, según lo recetado por el especialista,  puede hacer que la carga viral sea tan baja que una prueba no pueda detectarla (carga viral indetectable).

En este sentido, las personas con VIH que toman diariamente los medicamentos para el virus según lo recetado,  obtienen y mantienen una carga viral indetectable y por esta razón,  no corren ningún riesgo de transmitir el VIH a una pareja VIH-negativa a través de las relaciones sexuales.

Los medicamentos para el VIH son una herramienta poderosa para prevenir la transmisión sexual del virus. Pero sólo funciona mientras la pareja VIH positiva tenga y mantenga una carga viral indetectable. Sin embargo, no todas las personas que toman medicamentos para el VIH pueden tener una carga viral indetectable. 

Para mantenerse indetectable, las personas con VIH deben tomar medicamentos para este control del virus, todos los días según lo recetado y visitar regularmente al especialista de atención médica para hacerse la prueba de carga viral. 

Formas en las que el VIH no se puede propagar

El VIH no se propaga por el aire o el agua, por mosquitos, garrapatas u otros insectos, por el contacto con saliva, lágrimas o sudor  de una persona con VIH, estrechar la mano, abrazarse, compartir el baño, compartir platos, cubiertos o vasos, o participar socialmente  con una persona con VIH. 

Tampoco se transmite por otras actividades sexuales que no implican el intercambio de fluidos corporales, como por ejemplo, tocar porque, el VIH no se puede transmitir a través de una piel sana e intacta.

 

¿Cómo se Presenta el Sida en el Hombre?

El hombre puede contagiarse de varias maneras con el Sida, algunas de ellas son el  contacto entre la piel rota, las heridas o las membranas mucosas y la sangre infectada por el VIH o los fluidos corporales contaminados por la sangre. 

Palabras clave: Sida, hombre, contagio, contacto, heridas, membranas mucosas

También la contaminación por sida puede darse en el hombre por el contacto a través de besos profundos y abiertos si ambos miembros de la pareja tienen llagas o encías sangrantes y la sangre de la pareja seropositiva entra en el torrente sanguíneo de la pareja seronegativa. No obstante, el VIH no se propaga a través de la saliva. 

El sexo vaginal y el riesgo de VIH

El sexo vaginal (coito) implica la inserción del pene en la vagina. El VIH puede ser transmitido durante esta actividad si cualquiera de los dos miembros de la pareja tiene VIH. 

Se puede reducir el riesgo de contraer y transmitir el VIH utilizando preservativos de forma correcta cada vez que el hombre tenga relaciones sexuales, tomando diariamente medicamentos para prevenir el VIH, lo que se denomina profilaxis preexposición (PrEP), y tomando medicamentos para tratar el VIH si se tiene el virus, lo que se denomina terapia antirretroviral (ART).

La ideología de la potencia sexual masculina

Esta ideología da prioridad a la actividad sexual masculina como indicador central de la masculinidad. La ideología masculina da lugar a la indiferencia ante prácticas que no refuerzan claramente una imagen de protección, así como el repudio abierto al riesgo por un discurso de placer personal, y nociones de masculinidad que subrayan la dominación sexual de la mujer como una característica definitoria de la masculinidad, se promueven para reafirmarse como hombre, haciendo que se mantengan y busquen relaciones sexuales riesgosas, que pueden conducir en el hombre a contraer el VIH. 

Investigaciones han establecido el potencial de estos guiones para coaccionar a los hombres en general a realizar experimentos sexuales precoces y arriesgados, ya que frustran la eficacia de los mensajes de prevención que propugnan la fidelidad en las parejas o la reducción del número de parejas sexuales.

Algunas ETS en los hombres, están más estrechamente vinculadas al VIH que otras. 

En los Estados Unidos, y otros paises del mundo, tanto la sífilis como el VIH son epidemias altamente concentradas entre los hombres que tienen sexo con hombres (HSH). Los HSH representan un  77.6% de todos los casos de sífilis primaria y secundaria entre hombres en los que se conoce el sexo de la pareja sexual.

Entre todos los hombres diagnosticados con sífilis infecciosa el 42% también estaban infectados con el VIH. Los hombres que contraen sífilis corren un riesgo muy alto de ser diagnosticados con el VIH en el futuro. 

Además existen estudios que revelan que, entre los hombres no infectados con el VIH que tienen sífilis, un porcentaje medio de ellos, fueron diagnosticados luego con el VIH.

El VIH está más estrechamente vinculado a la gonorrea que a la clamidia (que es particularmente común entre las mujeres jóvenes). Igualmente, el herpes también se asocia comúnmente con el VIH, un meta-análisis encontró que las personas infectadas con el VHS-2 corren un riesgo tres veces mayor de contraer la infección con el VIH.

america

Sintomas del VIH en el hombre

Uno de los primeros sintomas del VIH en el hombre, son las llagas en el pene, que es un signo común del VIH, y que son las llagas abiertas dolorosas, o úlceras que también se presentan  en la boca o el esófago. También pueden aparecer en el ano. Estas llagas a menudo pueden curarse y vuelven a aparecer.

Dentro de las 4 semanas de haber sido infectado, una enfermedad similar a la gripe puede llegar. Esta es la respuesta natural del cuerpo del hombre  a la infección del VIH. Puede durar desde unos pocos días hasta varios meses.  Se puede tener fiebre, dolor de cabeza, fatiga, dolor de garganta, erupción cutánea, glándulas linfáticas inflamadas, diarrea, sudores nocturnos, entre otros sintomas.

Dolor o ardor al orinar. En la mayoría de los casos, es un síntoma de una infección de transmisión sexual como la gonorrea o la clamidia. Puede ser una señal de hinchazón de la próstata, una pequeña glándula debajo de la vejiga. Esta condición se llama prostatitis, a  veces es también causada por una infección bacteriana.

Si el hombre presenta estos sintomas y  cree que puede haber estado expuesto al VIH, debe consultar a un médico de inmediato. Si han pasado 72 horas o menos, puede tomar algo llamado profilaxis post-exposición (PEP). Tomar medicamentos para el VIH una o dos veces al día durante 28 días que pueden evitar que  se contraiga el VIH.

Desafíos de la prevención

Casi 1 de cada 7 hombres con VIH no saben que lo tienen, por ello, los hombres que no saben que tienen VIH no pueden obtener la medicina que necesitan para mantenerse saludables y prevenir la transmisión del VIH a sus parejas. Por lo tanto, pueden transmitir la infección a otros sin saberlo.

La mayoría de los hombres contraen el VIH a través del contacto sexual, especialmente el sexo anal. El sexo anal es el tipo de sexo más arriesgado para contraer o transmitir el VIH. El sexo anal receptivo es 13 veces más riesgoso para contraer el VIH que el sexo anal insertivo. 

Los hombres también pueden contraer el VIH al tener sexo vaginal con una mujer seropositiva porque el flujo vaginal y la sangre pueden transmitir el VIH. El uso de condones o de medicamentos para prevenir o tratar el VIH puede disminuir este riesgo.

Altos índices de enfermedades de transmisión sexual (ETS) 

Los índices de sífilis y gonorrea son más altos entre los hombres que entre las mujeres. Tener otras ETS puede aumentar en gran medida la probabilidad de contraer o transmitir el VIH. Usar condones de la manera correcta cada vez que se tengan relaciones sexuales pueden  protegerlo de algunas ETS, incluyendo el VIH.

Uso de drogas inyectables

Compartir agujas, jeringas y otros equipos para inyectarse drogas pone a las personas en riesgo de contraer o transmitir el VIH. Los hombres representaban un alto porcentaje de los diagnósticos de VIH atribuidos al uso de drogas inyectables en los Estados Unidos.

Política pública de Salud de la Asia frente al Sida

Hay una enorme variación en la escala de las epidemias de VIH de la región de Asia y el Pacífico, así como en las respuestas de los países. Los programas de prevención han logrado reducir las nuevas infecciones en un 9% desde 2010, pero el diagnóstico tardío sigue siendo un motivo de preocupación fundamental. 

Palabras clave: Política pública, Salud, Asia, Sida

Los esfuerzos sostenidos y centrados en llegar a las poblaciones clave han dado lugar a importantes reducciones de las infecciones por el VIH en Camboya, la India, Myanmar, Tailandia y Viet Nam desde 2010.

Política Pública del Sida en Asia

Las nuevas infecciones están aumentando en Bangladesh, Pakistán, Filipinas y Papua Nueva Guinea y las muertes relacionadas con el SIDA están aumentando en Bangladesh, Pakistán, Filipinas, Afganistán e Indonesia.

Se calcula que en 2018 había en la región de Asia y el Pacífico 5,9 millones de personas que vivían con el VIH. Cada vez es más evidente que la región de Asia y el Pacífico está quedando rezagada respecto de las regiones de África en su respuesta al VIH. 

En 2018, el 69% de las personas que vivían con el VIH en esta región conocían su situación. Entre las personas a las que se les había diagnosticado el VIH, el 78% recibía tratamiento, de las cuales el 91% estaba sometido a supresión vírica. 

La epidemia se caracteriza en gran medida por epidemias concentradas y crecientes en poblaciones clave de diversos países, en particular los clientes de los profesionales del sexo y otras parejas sexuales de las poblaciones clave, las personas que se inyectan drogas y los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. 

La baja prevalencia nacional oculta una prevalencia mucho más alta entre estos grupos y en lugares específicos, en particular en las zonas urbanas.

Pruebas y asesoramiento sobre el VIH (HTC) en Asia y el Pacífico

El diagnóstico tardío es una barrera seria para enfrentar el VIH, lo que hace que muchas personas comiencen el tratamiento con un recuento de CD4 muy bajo. 

Alrededor del 69% de las personas que viven con el VIH en la región conocían su estado en 2018, frente al 58% en 2015. Sin embargo, esto significa que alrededor de 1,9 millones de personas no sabían que eran VIH positivas.

El progreso en las pruebas varía mucho entre los países. En Tailandia, el 94% de las personas que viven con el VIH conocían su situación en 2018, al igual que el 86% de las personas que viven con el VIH en Malasia y el 82% en Camboya. 

En el otro extremo del espectro, sólo el 37% de las personas que viven con el VIH en Bangladesh y el 14% de las personas en el Pakistán conocían su situación. 

El estigma, la discriminación y los entornos jurídicos punitivos impiden a muchas personas de poblaciones clave acceder a los servicios de pruebas. Por lo general, las pruebas son mejores entre los profesionales del sexo, los transexuales y los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres que entre las personas que se inyectan drogas, aunque todos estos grupos tienen dificultades para acceder a los servicios de pruebas en determinados contextos, en particular cuando están criminalizados.

salud

Aplicación de Pruebas

Quince países están experimentando o aplicando pruebas del VIH basadas en la comunidad para poblaciones clave. Muchos planes están utilizando tecnologías de pruebas rápidas de pinchazo para sustituir las pruebas tradicionales que requieren análisis de laboratorio.

Estos proyectos piloto están dando buenos resultados. Por ejemplo, un estudio de más de mil personas de poblaciones clave en Viet Nam determinó que las pruebas comunitarias daban como resultado una tasa de positividad del VIH más alta en comparación con las pruebas realizadas en los centros de salud. 

en particular entre las personas que se sometían a las pruebas por primera vez, y daban lugar a una mayor proporción de personas que comenzaban a recibir tratamiento. 

Los kits de autoprueba, que permiten a las personas realizar pruebas en privado,  ayudan a superar la barrera del estigma, y están empezando a estar disponibles poco a poco en la región.  

Se descubrió que los programas piloto innovadores que ofrecen autopruebas supervisadas en línea a poblaciones clave en Bangkok y Pattaya en Tailandia atraen a una proporción mucho mayor de personas que se someten a pruebas por primera vez que el asesoramiento y las pruebas del VIH cara a cara (47% frente a 18%) y conducen a una mayor proporción de diagnósticos del VIH (16% frente a 3,%).

Programas de prevención del VIH en Asia y el Pacífico

En 2018, 310.000 personas se infectaron con el VIH en la región. En general, la región está avanzando en la reducción de las nuevas infecciones, con una disminución del 9% entre 2010 y 2018.

Algunos países han experimentado un descenso mucho más pronunciado durante este período, y Camboya, Nepal, Tailandia, Singapur, Sri Lanka y Viet Nam han experimentado una reducción de al menos el 50% de las nuevas infecciones desde 2010. En cambio, las infecciones han aumentado considerablemente, tanto en Filipinas, en Pakistán, como  en Bangladesh.