Categoría: Salud

Paises en el Mundo con más Casos de VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), causante del SIDA, tiene una prevalencia que varía de una nación a otra. Se  enumeran las tasas de prevalencia entre los adultos de varios países, basadas en datos de diversas fuentes, principalmente la CIA World.

Palabras clave: Paises, Mundo, Casos, VIH, Prevalencia, CIA World

De todos los países del mundo, los del África subsahariana tienen las tasas más altas de VIH. Entre los países con las tasas más altas de VIH se encuentran Swazilandia, Lesotho y Botswana. En Swazilandia se tenía la mayor prevalencia del VIH. 

Otros países, como Zimbabwe, han disminuido significativamente su prevalencia del VIH. Los servicios comunitarios de lucha contra el VIH se consideran muy importantes para la prevención y el tratamiento del VIH.

El VIH Importante Problema de Salud Pública Mundial

El VIH sigue siendo un importante problema de salud pública mundial. Se cree que unos 40 millones de personas viven con el VIH (incluidos unos 2 millones de niños), con una prevalencia mundial del VIH del 0,8% entre los adultos. Igualmente, alrededor del 21% de esas mismas personas no saben que tienen el virus.

Desde el comienzo de la epidemia, se estima que unos 75 millones de personas se han infectado con el VIH y 32 millones de personas han muerto de enfermedades relacionadas con el SIDA. Cada año mueren casi un millón de personas enfermedades relacionadas con el SIDA. Esta cifra se ha reducido en más del 55% recientemente.

La gran mayoría de las personas que viven con el VIH se encuentran en países de ingresos bajos y medios, por lo que, se estima que el 70% vive en el África subsahariana. De este grupo, unos 20 millones viven en el África oriental y meridional, donde se registran aproximadamente un millón de nuevas infecciones por el VIH cada año.

Alcanzar los objetivos denominados  90-90-90 de la ONUSIDA

Lo que se quería desde la ONUSIDA, era darle un fuerte impulso al programa del Sida, para conseguir que en el 2020 el 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico respecto al virus. 

Igualmente, que en 2020 el 90% de las personas diagnosticadas con el VIH reciban terapia antirretrovírica continuada. Pero que además, en 2020 el 90% de las personas que reciben terapia antirretrovírica tengan supresión viral.

No obstante, a pesar de que se ha avanzado hacia los objetivos del ONUSIDA de 90-90-90 en materia de prevención y tratamiento, las reducciones interanuales parecen estar estancadas y los objetivos no se alcanzaron para el plazo de 2020. No obstante, se consiguió lo siguiente: 

Primeros 90

En 2018, casi cuatro de cada cinco personas que viven con el VIH (79%) conocían su estado.

ensayos

Segundo 90

Entre las personas que conocían su estado, cuatro de cada cinco (78%) tenían acceso al tratamiento.

Tercer 90

Entre las personas que accedieron al tratamiento, cuatro de cada cinco (86%) fueron suprimidas viralmente. Las regiones de África occidental y central, Europa oriental y Asia central necesitan medidas urgentes para alcanzar los objetivos.

Nuevas infecciones

Existe una renovada preocupación por el hecho de que el número anual de nuevas infecciones entre los adultos se ha mantenido estable en los últimos años. Recientemente, se produjeron aproximadamente 1,7 millones de nuevas infecciones por el VIH, lo que supone una mejora poco significativa  con respecto a las revisiones de años anteriores. 

En los últimos ocho años, las nuevas infecciones por el VIH a nivel mundial han disminuido sólo un 16%. Aunque esto es casi la mitad del número de nuevas infecciones en comparación con el máximo alcanzado en 1997 (2,9 millones), la disminución no es lo suficientemente rápida como para alcanzar el objetivo de menos de 500.000 para el 2020.

Si bien las nuevas infecciones por el VIH entre los niños en todo el mundo también han disminuido, una reducción del 41%, los informes indican que se está avanzando mucho menos de lo que se pensaba y que queda mucho por hacer para mejorar el conocimiento del VIH y las pruebas de detección entre los adolescentes y los adultos jóvenes.

Prevención para el VIH 

La prevención del VIH significa todas aquellas medidas que se pueden hacer para evitar contraer el virus del VIH. Hoy en día, se dispone de más herramientas que nunca para prevenir el VIH. 

Palabras claves: Prevención, VIH, medidas, herramientas, estrategias.

Se Pueden utilizar estrategias como la abstinencia (no tener relaciones sexuales), limitar el número de parejas sexuales, no compartir nunca las agujas y utilizar los preservativos de forma correcta cada vez que se tengan relaciones sexuales. 

Leer Más

¿Cómo funciona el VIH Sida?

El VIH ataca y destruye las células CD4 del sistema inmunológico. Las células CD4 son un tipo de glóbulos blancos que tienen un papel importante en la protección del cuerpo contra las infecciones. El VIH utiliza la maquinaria de las células CD4 para multiplicarse y propagarse por todo el cuerpo.

Palabras clave: Funcionamiento, VIH, Sida, células CD4, sistema inmunológico

El VIH infecta los glóbulos blancos del sistema inmunológico del cuerpo llamados células T-helper (o células CD4). El virus se adhiere a la célula T colaboradora, luego se fusiona con ella, toma el control de su ADN, se replica y libera más VIH en la sangre.

Leer Más

Tratamientos del SIDA o del  VIH

Terapia Antirretroviral

Las opciones de tratamiento para el VIH,  es la terapia antirretroviral, que es una combinación de medicamentos diarios que impiden que el virus se reproduzca. Esto ayuda a proteger las células CD4, manteniendo el sistema inmunológico lo suficientemente fuerte para combatir la enfermedad. Por lo tanto, la terapia antirretroviral ayuda a evitar que el VIH progrese hacia el SIDA.

Cuando el tratamiento se hace efectivo, la carga viral se vuelve indetectable, lo que significa que la persona todavía tiene el VIH, pero el virus no es visible en los resultados de las pruebas, sin embargo,  todavía está en el cuerpo, y si la persona deja de tomar la terapia antirretroviral, la carga viral aumenta de nuevo y el VIH puede comenzar a atacar de nuevo a las células CD4.

Existen más de 25 medicamentos de terapia antirretroviral que están aprobados para tratar el VIH, los cuales funcionan para evitar que el VIH se reproduzca y destruya las células CD4, que son las que ayudan al sistema inmunológico a combatir la infección,  reduciendo el riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas con el VIH, así como la transmisión del virus a otros.

Estos medicamentos antirretrovirales se agrupan en seis clases, que son los inhibidores nucleósidos de la transcriptasa inversa (NRTI), los inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa inversa (NNRTI), inhibidores de la proteasa e inhibidores de fusión. 

También se tienen los antagonistas del CCR5, que son igualmente  conocidos como inhibidores de entrada e inhibidores de la transferencia de la cadena de la integrasa. 

tratamiento

Administración  de los  Tratamientos

Generalmente se recomienda un régimen inicial de tres medicamentos para el VIH de al menos dos de estas clases de medicamentos, antes mencionadas, cuya combinación ayuda a evitar que el VIH forme resistencia, lo que significa que,  el medicamento ya no funciona para tratar el virus.

Muchos de los medicamentos antirretrovirales se combinan con otros, de modo que una persona con VIH suele tomar sólo una o dos pastillas al día. Por lo que, el especialista en la atención médica ayuda a la persona con VIH a elegir un régimen basado en su salud general y sus circunstancias personales. 

Estos medicamentos deben tomarse todos los días, exactamente como se han recetado, porque sino se toman adecuadamente, puede desarrollarse una resistencia viral y puede ser necesario un nuevo régimen.

Los análisis de sangre ayudan a determinar si el régimen funciona para mantener baja la carga viral y alto el recuento de CD4. Si un régimen de terapia antirretroviral no funciona, el especialista médico de la persona,  lo cambiará a un régimen diferente que sea más eficaz.

Consejos para Alimentarse mejor

Si la persona es seropositivo, la nutrición y el VIH es un tema al que se querrá prestar especial atención. Eso es porque el cuerpo sufre cambios, tanto por los medicamentos como por la propia enfermedad. 

Palabras clave: Consejos, alimentación, HIV, cambios, cuerpo.

Por ejemplo, se puede experimentar una pérdida de peso extrema, infecciones o diarrea. Otro cambio común es la lipodistrofia (síndrome de distribución de grasa) que puede causar cambios en la forma del cuerpo y aumentos en los niveles de colesterol. 

Al hacer mejoras en la dieta puede mejorar la salud y mejorar los efectos de los sintomas. Seguidamente se dan  algunos consejos que pueden ayudar no obstante, un dietista registrado (RD) puede darle aún más y mejor  orientación.

Los principios básicos de la nutrición y el VIH

Los principios básicos de una alimentación sana también sirven si es seropositivo. Estos principios incluyen:

  • -Comer una dieta alta en vegetales, frutas, granos enteros y legumbres.
  • -Escoger fuentes de proteína magras y bajas en grasa.
  • -Limitar los dulces, los refrescos y los alimentos con azúcar añadida.
  • -Incluir proteínas, carbohidratos y un poco de grasa buena en todas las comidas y bocadillos.

Seguidamente, se presenta información más específica para empezar con un plan de alimentación más saludable.

Mucho cuidado con las Calorías 

Son la energía de los alimentos que proporcionan combustible al cuerpo. Para mantener la masa corporal magra, puede que se necesite aumentar las calorías. De la siguiente manera: 

  • -Consumir 17 calorías por libra de  peso corporal si se ha estado manteniendo el peso.
  • -Consumir 20 calorías por libra si se tiene una infección oportunista.
  • -Consumir 25 calorías por libra si se está perdiendo peso.

comida

Tener siempre presente las Proteínas 

Ayuda a construir músculos, órganos y un sistema inmunológico fuerte. Para obtener suficiente cantidad de los tipos de proteína adecuados:

  • -Consumir de  100-150 gramos al día, si es un hombre VIH positivo.
  • -Si es una mujer VIH positiva, consumir 80-100 gramos por día.
  • -Si se tiene una enfermedad renal, no se obtendrá más del 15%-20% de calorías de las proteínas, que pueden estresar los riñones.
  • -Elegir  carne de cerdo o de vaca extra-limpia, pechuga de pollo sin piel, pescado y productos lácteos bajos en grasa.
  • -Para obtener proteínas extra, untar mantequilla de nueces en la fruta, verduras o tostadas, añadir queso a las salsas, sopas, patatas o verduras al vapor, también  añadir atún enlatado a las ensaladas o guisos.

simpre revisar los Carbohidratos 

Para obtener suficiente cantidad de los tipos adecuados de carbohidratos:

  • -Comer de cinco a seis porciones (alrededor de 3 tazas) de frutas y verduras cada día.
  • -Elegir productos con una variedad de colores para obtener la más amplia gama de nutrientes.
  • -Elegir legumbres y granos enteros, como el arroz integral y la quinua. Si no se tiene sensibilidad al gluten, la harina de trigo integral, la avena y la cebada pueden ser adecuadas para la dieta diaria.
  • -Además seguir con el arroz integral, la quinoa y la patata como fuentes de almidón. Si la persona es  diabética o pre diabética o tiene resistencia a la insulina, entonces la mayoría de los carbohidratos deberían provenir de las verduras.

¿De qué manera puede una persona saber que se ha contaminado con el SIDA?

¿Cómo saber si soy positivo?

Una persona que no lleva una vida ordenada sexualmente hablando, en el sentido de no practicar el sexo seguro y que además esté en drogas, tiene un alto riesgo de contraer el HIV. 

Postivo vih

Por lo tanto, los estudios científicos revelan que en el plazo de dos a cuatro semanas después de la infección, se pueden experimentar síntomas parecidos a los de la gripe como fatiga, fiebre, dolor de garganta, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de cabeza, pérdida de apetito o erupción cutánea. 

Durante este período, el sistema inmunológico está aprendiendo a reconocer el VIH, por lo que, se habla de infección primaria porque se refiere al momento en el que se infecta por primera vez la persona,  con el VIH.

La manera de saber con seguridad si la persona tiene VIH es haciéndose la prueba. Aunque el virus puede causar los síntomas, no es una forma fiable de saber si se está infectado. De hecho, algunas personas no tendrán ningún síntoma, pero aunque no se tenga ninguno de los signos típicos de una infección, siempre es muy importante hacerse  la prueba si se cree que se está en peligro.

¿Cómo me siento?

Las personas suelen verse y sentirse totalmente sanas durante mucho tiempo después de ser infectadas. El VIH puede tardar 10 años o más en mostrar algún síntoma, o tal vez más tiempo que en el caso de las personas que toman medicamentos para el virus. 

Por lo tanto, es crucial hacerse la prueba del VIH con regularidad, especialmente si se han tenido relaciones sexuales sin protección o si se han compartido agujas. Por lo tanto, el tratamiento del VIH puede ayudar a mantener a las personas relativamente sanas. Igualmente, el tratamiento puede reducir o incluso detener las posibilidades de contagiar el VIH a otras personas durante las relaciones sexuales.

Las primeras  semanas después de haberse infectado con el VIH, la persona puede sentirse con fiebre, dolor y enfermo (a). Estos síntomas son parecidos a los de la gripe,  y son la primera reacción del cuerpo a la infección por VIH. Por lo tanto, durante este tiempo, hay mucho virus en el sistema, por lo que es muy fácil contagiar el VIH a otras personas. Así mismo, los síntomas sólo duran unas pocas semanas, y luego, por lo general, no se vuelven a tener síntomas durante años. Pero el VIH se puede transmitir a otras personas, independientemente de que se tengan o no síntomas o que la persona se sienta enferma.

¿Cuáles son los Síntomas del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y del VIH?

La única manera de saber con seguridad si se tiene el virus del VIH es haciéndose la prueba, porque no se puede confiar en los síntomas para saber si se tiene el virus. Por ello, conocer el estado de salud referente al VIH brinda información poderosa para que se puedan tomar medidas para mantenerse con estabilidad saludable a sí mismo (a)  y a la pareja. 

Si el resultado de la prueba es positivo, se pueden  tomar medicamentos para tratar el VIH y por lo general, las personas con virus que toman diariamente los medicamentos según lo prescrito por el médico especialista tratante pueden vivir una vida larga,  relativamente saludable y prevenir la transmisión a otros.

Sin los medicamentos para el VIH, que son los llamados  antirretrovirales o ART, el virus se replica en el cuerpo y daña el sistema inmunológico. Por eso es necesario que las personas empiecen el tratamiento lo antes posible después de dar positivo. No obstante,  si el resultado es negativo, hay varias maneras de evitar contraer el VIH.

Si se trata de una mujer  embarazada, debe hacerse la prueba del VIH para poder empezar el tratamiento si es seropositiva. Si una mujer VIH positiva recibe tratamiento para el virus al principio de su embarazo, el riesgo de transmitir el VIH a su bebé puede ser muy bajo. La forma de encontrar un centro cercano al domicilio es utilizar el localizador de servicios para el VIH para encontrar el sitio de pruebas de VIH cerca del interesado.

¿Cuáles son los síntomas del VIH?

Existen varios síntomas del VIH, y no todas las personas tendrán los mismos de estos síntomas. Depende de la persona y de la etapa de la enfermedad en la que se encuentre. A continuación, se detallan las tres etapas del VIH y algunos de los síntomas que las personas pueden experimentar.

sintomas

Etapa 1: Infección aguda por VIH

Dentro de las 2 a 4 semanas después de la infección con el VIH, las personas tendrán una enfermedad similar a la gripe. Esta es la respuesta natural del cuerpo a la infección por VIH.  Por lo tanto, los síntomas son parecidos a los de la gripe y pueden incluir fiebre, escalofríos, erupción, sudores nocturnos, dolores musculares, dolor de garganta, fatiga, ganglios linfáticos inflamados, úlceras bucales entre otros. 

Estos síntomas pueden durar desde unos pocos días hasta varias semanas. No obstante,  algunas personas no tienen ningún síntoma durante esta etapa temprana del VIH.

Etapa 2: Latencia clínica

En esta etapa, el virus todavía se multiplica, pero a niveles muy bajos, y las personas en esta etapa pueden no sentirse enfermas ni tener algún síntoma. Esta etapa también se denomina infección crónica por VIH, por ello, sin tratamiento anti-VIH, las personas pueden permanecer en la etapa durante 10 ó 15 años, pero algunas pasan por ella,  más rápidamente.

Si se toma el tratamiento anti-VIH todos los días, exactamente como lo han recetado los especialistas, se obtiene y mantiene una carga viral indetectable, se puede proteger la salud y prevenir la transmisión a otros. Pero si la carga viral es detectable, puede transmitir el VIH durante esta etapa, incluso cuando no se tengan síntomas. Es importante  ver al especialista de atención médica regularmente para que  revise los nivel de carga viral. 

La Etapa 3, SIDA

Si se tiene VIH y no se tiene tratamiento para el virus, eventualmente el contagio debilita el sistema inmunológico del cuerpo y se progresa al SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), que es la última etapa de la infección por VIH. Los síntomas del SIDA pueden incluir pérdida rápida de peso, fiebre recurrente, sudores nocturnos, hinchazón prolongada de los ganglios linfáticos en las axilas, ingle y cuello. 

También se pueden tener diarreas prolongadas que duran más de una semana, llagas en la boca, el ano o los genitales, neumonía, manchas rojas, marrones, rosadas, púrpura en la piel, la boca, la nariz o los párpados, pérdida de la memoria, depresión y otros trastornos neurológicos, además de las infecciones oportunistas. 

Diferencia entre el Sida y el VIH

Lo primero que se debe acotar en esta diferencia es que el  SIDA es una condición, y que,  si bien el VIH es el virus que puede causar la infección, el SIDA (que es la abreviatura de síndrome de inmunodeficiencia adquirida), es decir que, contraer el VIH puede llevar al desarrollo del SIDA, y que el mismo,  o la etapa 3 del VIH, se desarrolla cuando la infección por el virus ha causado daños graves al sistema inmunológico.

Puede ser fácil confundir el VIH y el SIDA, no obstante, son diagnósticos diferentes, pero van de la mano. Es decir, el VIH es un virus que puede conducir a una condición llamada SIDA, también conocida como VIH de etapa 3.

En un tiempo, el diagnóstico de VIH o SIDA se consideraba una sentencia de muerte. Sin embargo, gracias a los avances en  la investigación y el desarrollo de nuevos tratamientos, las personas con VIH en cualquier etapa hoy en día viven vidas largas y productivas. Ya que, una persona seropositiva que sigue un tratamiento antirretroviral regular puede esperar vivir una vida casi normal.

El Virus del HIV

El VIH es un virus que puede llevar al deterioro del sistema inmunológico, por lo tanto, el término VIH significa virus de inmunodeficiencia humana, cuyo nombre describe el virus, que sólo los humanos pueden contraer, y ataca el sistema inmunológico. Como resultado, el sistema inmunológico es incapaz de trabajar tan eficazmente como debería.

Igualmente, el sistema inmunológico puede eliminar completamente muchos virus del cuerpo humano, pero ese no es el caso del VIH. Sin embargo, los medicamentos antirretrovirales pueden controlar el virus de inmunodeficiencia humana (VIH),  con mucho éxito interrumpiendo su ciclo de vida viral.

como se trasmite

La Condición del SIDA

Si bien el VIH es el virus que puede causar la infección, el SIDA (que es la abreviatura de síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es una condición porque, contraer el VIH puede llevar al desarrollo del SIDA.

En este sentido, el SIDA, o la etapa 3 del VIH, se desarrolla cuando el virus ha causado daños graves al sistema inmunológico, por lo que, se trata de una condición compleja con síntomas que varían de una persona a otra. Los síntomas de la etapa 3 del VIH están relacionados con las infecciones que una persona puede desarrollar como resultado de tener un sistema inmunológico dañado que no puede combatir tales enfermedades, conocidas colectivamente como infecciones oportunistas, que incluyen tuberculosis, neumonía y otras.

Ciertos tipos de cáncer se vuelven más probables cuando el sistema inmunológico también funciona con menos eficacia. Por lo tanto, la adherencia a la terapia antirretroviral puede evitar que se desarrolle el VIH de etapa 3.

El avance del HIV hasta el estadio 3

El VIH es un virus, y el SIDA es la condición que el virus puede causar. Una infección de VIH no necesariamente progresa a la etapa 3. De hecho, muchas personas con VIH viven durante años sin desarrollar el SIDA, como resultado de  los avances en el tratamiento, lo que hace que, una persona con VIH puede esperar vivir una vida casi normal.

Mientras que una persona puede tener la infección por VIH sin tener SIDA, cualquier persona diagnosticada con SIDA ya ha contraído el VIH. Por lo tanto, debido a que no hay cura, la infección por VIH nunca desaparece, aunque el SIDA nunca se desarrolle.

 

Circunstancias de Transmisión del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y el VIH 

El virus del VIH, se  propaga si la persona sana, entra en contacto con ciertos fluidos corporales de una persona contagiada con VIH, más comúnmente durante las relaciones sexuales sin protección (sexo sin condón o sin medicamentos para el VIH para prevenir o tratar el virus), y también puede ser por compartir el equipo de inyección de drogas. Por ello, si el virus no se trata   puede provocar la enfermedad SIDA (síndrome de inmunodefiiencia adquirida). 

Cuando las personas contraen esta enfermedad, la misma se hace crónica, y potencialmente mortal, causada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), al dañar el sistema inmunológico, dañando la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones y enfermedades.

La enfermedad se adquiere por contacto con sangre infectada o también, por la transmisión de madre a hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia. Sin embargo, la persona puede pasar sin medicación, por años antes de que el VIH debilite el sistema inmunológico hasta el punto de que tenga el  SIDA.

La enfermedad no se puede curar lo que retiene el avance de la enfermedad son  los medicamentos antirretrovirales pueden retardar drásticamente la progresión de la enfermedad. Estos medicamentos han reducido las muertes por SIDA en muchas naciones desarrolladas.

Por otra parte, el compartir las agujas y jeringas en el uso de drogas intravenosas expone con un alto riesgo, a gotas de sangre de otras personas que esten contagiadas con VIH. 

Las complicaciones del VIH y el SIDA

La infección por VIH debilita el sistema inmunológico, lo que hace que sea mucho más probable que se desarrollen muchas otras infecciones y ciertos tipos de cáncer.

como se siente

Infecciones Comunes al VIH/SIDA

La Neumonía por Pneumocystis (PCP), es una infección fúngica que puede causar una enfermedad grave, que a pesar de haber  disminuido significativamente con los tratamientos actuales para el VIH/SIDA, sigue siendo la causa más común de neumonía en las personas infectadas con el VIH.

Por otra parte, la Candidiasis (muguet), es otra infección común relacionada con el VIH, que causa inflamación y una capa blanca y gruesa en la boca, la lengua, el esófago, así como en  la vagina.

La enfermedad de la Tuberculosis (TB), en los países de recursos limitados, se considera la infección oportunista más común asociada con el VIH y es una de las principales causas de muerte entre las personas con SIDA.

El Citomegalovirus, también conocido como el virus herpes común se transmite en los fluidos corporales como la saliva, la sangre, la orina, el semen y la leche materna. Un sistema inmunológico sano inactiva el virus y permanece inactivo en el cuerpo. No obstante, si el sistema inmunológico se debilita, el virus reaparece, causando daños en los ojos, el tracto digestivo, los pulmones u otros órganos.

Por su parte, la Meningitis criptococócica, es una inflamación de las membranas, el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal (meninges), siendo una infección común del sistema nervioso central asociada al VIH, causada por un hongo que se encuentra en el suelo.

En relación con la Toxoplasmosis, es una infección potencialmente mortal causada por el Toxoplasma gondii, un parásito que se propaga principalmente por los gatos,  que transmiten los parásitos en sus heces, y luego pueden propagarse a otros animales y a los seres humanos, la cual puede causar enfermedades cardíacas, y se producen convulsiones cuando se propaga al cerebro.

¿De dónde salió el SIDA?

El SIDA es causado por un virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que se originó en primates no humanos del África central y occidental.

El origen del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ha sido objeto de investigación y debate científico desde que se identificó el mismo, en el decenio de 1980. Ahora hay una gran cantidad de pruebas sobre el método, el tiempo y el lugar donde el VIH comenzó a causar enfermedades en los seres humanos.

El vínculo entre el VIH y el SIV

El VIH es un tipo de lentivirus, lo que significa que ataca el sistema inmunológico, de manera similar al virus de la inmunodeficiencia de los simios (VIS), el cual daña el sistema inmunológico de los monos y los simios.

Las investigaciones científicas respecto al virus, han  encontrado que el VIH está relacionado con el VIS y hay muchas similitudes entre los dos virus. El VIH-1 está estrechamente relacionado con una cepa de VIS que se encuentra en los chimpancés, y el VIH-2 está estrechamente vinculado con una cepa de VIS que se encuentra en monos más pequeños que son cazados y comidos por los chimpancés. 

siv y vih

¿El VIH proviene de los monos?

En 1999, los investigadores encontraron una cepa de VIS  en un chimpancé que era casi idéntica al VIH en los seres humanos. Igualmente, descubrieron esta conexión y llegaron a la conclusión de que existen evidencias  que los chimpancés eran la fuente del VIH, y que el virus en algún momento había cruzado especies de chimpancés a humanos.

Los mismos científicos luego realizaron más investigaciones sobre la manera en que el VIS pudo haberse desarrollado en los chimpancés. Descubriendo que los chimpancés cazan y comen dos especies más pequeñas de monos y que estos monos  infectaron a los chimpancés con dos cepas diferentes de VIS.

El primer caso verificado de VIH es de una muestra de sangre tomada en 1959 de un hombre que vivía en lo que hoy es Kinshasa en la República Democrática del Congo. La muestra fue analizada retrospectivamente y se detectó el VIH. 

Hay numerosos casos anteriores en los que las pautas de muerte por infecciones oportunistas comunes, que ahora se sabe que definen el SIDA, sugieren que el VIH fue la causa, pero este es el primer incidente en el que una muestra de sangre puede verificar la infección. 

Existen creencias en la población de que el VIH comenzó en los años 80 en los Estados Unidos de América (EE.UU.), pero en realidad fue justo cuando la gente se dio cuenta por primera vez del VIH y se reconoció oficialmente como una nueva condición de salud.

En 1981, se registraron algunos casos de enfermedades raras entre hombres homosexuales en Nueva York y California, como el Sarcoma de Kaposi (un cáncer raro) y una infección pulmonar. Nadie sabía la razón por la que se estaban propagando estos cánceres e infecciones oportunistas, pero concluyeron que debía haber una enfermedad infecciosa que los causara.

Fue a mediados de 1982 que los científicos se dieron cuenta de que la enfermedad también se estaba propagando entre otras poblaciones como los hemofílicos y los consumidores de heroína, para luego denominar la enfermedad como SIDA.