Política Pública de Salud de los Estado Americanos frente al Sida

Dic 22, 2019 Políticas
eu

Las Naciones Unidas, estableció en el 2001 una declaración de compromiso en la lucha contra el VIH/SIDA, aprobado por la Asamblea General, con los  Jefes de Estado y de Gobierno y representantes de Estados.

Reunidos en las Naciones Unidas,  para el vigésimo sexto período extraordinario de sesiones de la Asamblea General, con carácter de urgencia, en la cual examinaron y abordaron el problema del VIH/SIDA en todos sus aspectos. 

Palabra clave: Política Pública de salud, Estados Americanos, Sida

¿Qué medidas preventivas y de salud tiene Estado Unidos con respecto al VIH/Sida?

Logrando un compromiso mundial, para mejorar la coordinación e intensificar las actividades nacionales, regionales e internacionales para combatir de manera integral, el VIH/Sida. 

Esta declaración de compromiso, se consolidó debido a la Profunda preocupación por el hecho de que la epidemia mundial de VIH/SIDA, por su escala y efectos devastadores, constituye una emergencia mundial y uno de los desafíos más formidables para la vida y la dignidad humanas.

En la firme convicción de la asamblea de que los humanos tienen derecho  al disfrute efectivo y que como consecuencia de la pandemia del VIH/Sida se ha socavado el desarrollo social y económico en todo el mundo y afecta a todos los niveles de la sociedad: nacional, comunitario, familiar e individual.

En este sentido las Naciones Unidas reafirmaron en esta declaración de compromiso, las siguientes políticas públicas: 

  • La declaración política y las nuevas medidas e iniciativas para cumplir los compromisos contraídos en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, del 2000.
  • La declaración política y las nuevas medidas e iniciativas para aplicar la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, de  2000.
  • Las medidas clave para seguir aplicando el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, de 1999.

El llamamiento regional a la acción para luchar contra el VIH/SIDA en Asia y el Pacífico, de 2001.

  • La Declaración y el Marco de Acción de Abuja para la lucha contra el VIH/SIDA, la tuberculosis y otras enfermedades infecciosas conexas en África, de 2001.
  • La Declaración de la Décima Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, de 2000.
  • La Alianza Pancaribeña contra el VIH/SIDA, de 2001.
  • El Programa de Acción de la Unión Europea, de acción acelerada contra el VIH/SIDA, el paludismo y la tuberculosis en el contexto de la reducción de la pobreza, de 2001.
  • La Declaración del Mar Báltico sobre la prevención del VIH/SIDA, de 4 de mayo de 2000.
  • La Declaración del Asia central sobre el VIH/SIDA, 2001.

Convencida de la necesidad de dar una respuesta urgente, coordinada y sostenida a la epidemia de VIH/SIDA, que se basará en la experiencia y las lecciones aprendidas en los últimos 20 años.

eu

Avances y Logros de este compromiso

Los acontecimientos de los años posteriores a la declaración de compromiso en políticas públicas de las Naciones Unidas, sin embargo, recuerda que, a pesar de algunos signos de progreso, el mundo como comunidad tiene un largo camino por recorrer para cumplir con los objetivos de la Declaración. 

Las esperanzas de alcanzar esos objetivos descansan más que nunca, en la capacidad de los Estados Miembros para tomar una acción individual sostenida y unida. 

Un año después de la Declaración,  Estados Unidos, recibió una horrible y  desafiante respuesta. El atentado terrorista del 11 de septiembre de 2001, que conmocionaron el mundo. Estos ataques llegaron en un momento en que la paz ya estaba siendo atacada en lugares como el Medio Oriente,  Afganistán, Colombia y el África central. 

Desde entonces, las tensiones se han intensificado aún más en el Medio Oriente, en el subcontinente del Asia meridional y en otros lugares. En lugar de avanzar hacia el logro de los objetivos de la Declaración del Milenio, el mundo ha parecido a veces

que se desliza hacia atrás en más conflictos.

Si bien la extrema pobreza en el Asia oriental y el Pacífico ha disminuido aproximadamente a la mitad, todas las demás regiones están muy lejos del objetivo. 

En la región de África subsahariana donde viven alrededor de 300 millones de personas en pobreza absoluta, la tasa de pobreza apenas disminuyó en los 10 años posteriores. Más rápido  se registraron progresos en el Asia meridional, pero fueron demasiado lentos para alcanzar el objetivo para el año 2015.

Aunque gran parte del mundo en desarrollo, especialmente fuera de Asia Oriental, no está a la altura de alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio, ni los compromisos de la declaración de compromiso de las Naciones Unidas sobre el HIV/Sida. Las preocupaciones ahora son urgentes  y se dirigen naturalmente hacia los más pobre de los pobres. 

Cientos de millones de personas empobrecidas, especialmente en el África subsahariana pero también en partes de Asia y América Latina, están atrapadas en la trampa de la pobreza – donde la pobreza se alimenta de sí misma por enfermedades de la reproducción, malnutrición, trabajo infantil, conflictos y catástrofe ambiental, que a su vez generan más pobreza. 

Algunos optimistas pueden argumentar, desde el éxito en Asia y en otras partes, que los más pobres de los pobres serán capaces de cuidarse a sí mismos si pueden poner su propia casa en orden. Desgraciadamente, muchos están impedidos de hacerlo por factores muy ajenos a su control.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *