¿Cuáles son los Síntomas del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y del VIH?

Feb 13, 2020 Salud
sintomas

La única manera de saber con seguridad si se tiene el virus del VIH es haciéndose la prueba, porque no se puede confiar en los síntomas para saber si se tiene el virus. Por ello, conocer el estado de salud referente al VIH brinda información poderosa para que se puedan tomar medidas para mantenerse con estabilidad saludable a sí mismo (a)  y a la pareja. 

Si el resultado de la prueba es positivo, se pueden  tomar medicamentos para tratar el VIH y por lo general, las personas con virus que toman diariamente los medicamentos según lo prescrito por el médico especialista tratante pueden vivir una vida larga,  relativamente saludable y prevenir la transmisión a otros.

Sin los medicamentos para el VIH, que son los llamados  antirretrovirales o ART, el virus se replica en el cuerpo y daña el sistema inmunológico. Por eso es necesario que las personas empiecen el tratamiento lo antes posible después de dar positivo. No obstante,  si el resultado es negativo, hay varias maneras de evitar contraer el VIH.

Si se trata de una mujer  embarazada, debe hacerse la prueba del VIH para poder empezar el tratamiento si es seropositiva. Si una mujer VIH positiva recibe tratamiento para el virus al principio de su embarazo, el riesgo de transmitir el VIH a su bebé puede ser muy bajo. La forma de encontrar un centro cercano al domicilio es utilizar el localizador de servicios para el VIH para encontrar el sitio de pruebas de VIH cerca del interesado.

¿Cuáles son los síntomas del VIH?

Existen varios síntomas del VIH, y no todas las personas tendrán los mismos de estos síntomas. Depende de la persona y de la etapa de la enfermedad en la que se encuentre. A continuación, se detallan las tres etapas del VIH y algunos de los síntomas que las personas pueden experimentar.

sintomas

Etapa 1: Infección aguda por VIH

Dentro de las 2 a 4 semanas después de la infección con el VIH, las personas tendrán una enfermedad similar a la gripe. Esta es la respuesta natural del cuerpo a la infección por VIH.  Por lo tanto, los síntomas son parecidos a los de la gripe y pueden incluir fiebre, escalofríos, erupción, sudores nocturnos, dolores musculares, dolor de garganta, fatiga, ganglios linfáticos inflamados, úlceras bucales entre otros. 

Estos síntomas pueden durar desde unos pocos días hasta varias semanas. No obstante,  algunas personas no tienen ningún síntoma durante esta etapa temprana del VIH.

Etapa 2: Latencia clínica

En esta etapa, el virus todavía se multiplica, pero a niveles muy bajos, y las personas en esta etapa pueden no sentirse enfermas ni tener algún síntoma. Esta etapa también se denomina infección crónica por VIH, por ello, sin tratamiento anti-VIH, las personas pueden permanecer en la etapa durante 10 ó 15 años, pero algunas pasan por ella,  más rápidamente.

Si se toma el tratamiento anti-VIH todos los días, exactamente como lo han recetado los especialistas, se obtiene y mantiene una carga viral indetectable, se puede proteger la salud y prevenir la transmisión a otros. Pero si la carga viral es detectable, puede transmitir el VIH durante esta etapa, incluso cuando no se tengan síntomas. Es importante  ver al especialista de atención médica regularmente para que  revise los nivel de carga viral. 

La Etapa 3, SIDA

Si se tiene VIH y no se tiene tratamiento para el virus, eventualmente el contagio debilita el sistema inmunológico del cuerpo y se progresa al SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), que es la última etapa de la infección por VIH. Los síntomas del SIDA pueden incluir pérdida rápida de peso, fiebre recurrente, sudores nocturnos, hinchazón prolongada de los ganglios linfáticos en las axilas, ingle y cuello. 

También se pueden tener diarreas prolongadas que duran más de una semana, llagas en la boca, el ano o los genitales, neumonía, manchas rojas, marrones, rosadas, púrpura en la piel, la boca, la nariz o los párpados, pérdida de la memoria, depresión y otros trastornos neurológicos, además de las infecciones oportunistas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *