Autor: Vivo Postivo

Consejos para Alimentarse mejor

Si la persona es seropositivo, la nutrición y el VIH es un tema al que se querrá prestar especial atención. Eso es porque el cuerpo sufre cambios, tanto por los medicamentos como por la propia enfermedad. 

Palabras clave: Consejos, alimentación, HIV, cambios, cuerpo.

Por ejemplo, se puede experimentar una pérdida de peso extrema, infecciones o diarrea. Otro cambio común es la lipodistrofia (síndrome de distribución de grasa) que puede causar cambios en la forma del cuerpo y aumentos en los niveles de colesterol. 

Al hacer mejoras en la dieta puede mejorar la salud y mejorar los efectos de los sintomas. Seguidamente se dan  algunos consejos que pueden ayudar no obstante, un dietista registrado (RD) puede darle aún más y mejor  orientación.

Los principios básicos de la nutrición y el VIH

Los principios básicos de una alimentación sana también sirven si es seropositivo. Estos principios incluyen:

  • -Comer una dieta alta en vegetales, frutas, granos enteros y legumbres.
  • -Escoger fuentes de proteína magras y bajas en grasa.
  • -Limitar los dulces, los refrescos y los alimentos con azúcar añadida.
  • -Incluir proteínas, carbohidratos y un poco de grasa buena en todas las comidas y bocadillos.

Seguidamente, se presenta información más específica para empezar con un plan de alimentación más saludable.

Mucho cuidado con las Calorías 

Son la energía de los alimentos que proporcionan combustible al cuerpo. Para mantener la masa corporal magra, puede que se necesite aumentar las calorías. De la siguiente manera: 

  • -Consumir 17 calorías por libra de  peso corporal si se ha estado manteniendo el peso.
  • -Consumir 20 calorías por libra si se tiene una infección oportunista.
  • -Consumir 25 calorías por libra si se está perdiendo peso.

comida

Tener siempre presente las Proteínas 

Ayuda a construir músculos, órganos y un sistema inmunológico fuerte. Para obtener suficiente cantidad de los tipos de proteína adecuados:

  • -Consumir de  100-150 gramos al día, si es un hombre VIH positivo.
  • -Si es una mujer VIH positiva, consumir 80-100 gramos por día.
  • -Si se tiene una enfermedad renal, no se obtendrá más del 15%-20% de calorías de las proteínas, que pueden estresar los riñones.
  • -Elegir  carne de cerdo o de vaca extra-limpia, pechuga de pollo sin piel, pescado y productos lácteos bajos en grasa.
  • -Para obtener proteínas extra, untar mantequilla de nueces en la fruta, verduras o tostadas, añadir queso a las salsas, sopas, patatas o verduras al vapor, también  añadir atún enlatado a las ensaladas o guisos.

simpre revisar los Carbohidratos 

Para obtener suficiente cantidad de los tipos adecuados de carbohidratos:

  • -Comer de cinco a seis porciones (alrededor de 3 tazas) de frutas y verduras cada día.
  • -Elegir productos con una variedad de colores para obtener la más amplia gama de nutrientes.
  • -Elegir legumbres y granos enteros, como el arroz integral y la quinua. Si no se tiene sensibilidad al gluten, la harina de trigo integral, la avena y la cebada pueden ser adecuadas para la dieta diaria.
  • -Además seguir con el arroz integral, la quinoa y la patata como fuentes de almidón. Si la persona es  diabética o pre diabética o tiene resistencia a la insulina, entonces la mayoría de los carbohidratos deberían provenir de las verduras.

¿De qué manera puede una persona saber que se ha contaminado con el SIDA?

¿Cómo saber si soy positivo?

Una persona que no lleva una vida ordenada sexualmente hablando, en el sentido de no practicar el sexo seguro y que además esté en drogas, tiene un alto riesgo de contraer el HIV. 

Postivo vih

Por lo tanto, los estudios científicos revelan que en el plazo de dos a cuatro semanas después de la infección, se pueden experimentar síntomas parecidos a los de la gripe como fatiga, fiebre, dolor de garganta, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de cabeza, pérdida de apetito o erupción cutánea. 

Durante este período, el sistema inmunológico está aprendiendo a reconocer el VIH, por lo que, se habla de infección primaria porque se refiere al momento en el que se infecta por primera vez la persona,  con el VIH.

La manera de saber con seguridad si la persona tiene VIH es haciéndose la prueba. Aunque el virus puede causar los síntomas, no es una forma fiable de saber si se está infectado. De hecho, algunas personas no tendrán ningún síntoma, pero aunque no se tenga ninguno de los signos típicos de una infección, siempre es muy importante hacerse  la prueba si se cree que se está en peligro.

¿Cómo me siento?

Las personas suelen verse y sentirse totalmente sanas durante mucho tiempo después de ser infectadas. El VIH puede tardar 10 años o más en mostrar algún síntoma, o tal vez más tiempo que en el caso de las personas que toman medicamentos para el virus. 

Por lo tanto, es crucial hacerse la prueba del VIH con regularidad, especialmente si se han tenido relaciones sexuales sin protección o si se han compartido agujas. Por lo tanto, el tratamiento del VIH puede ayudar a mantener a las personas relativamente sanas. Igualmente, el tratamiento puede reducir o incluso detener las posibilidades de contagiar el VIH a otras personas durante las relaciones sexuales.

Las primeras  semanas después de haberse infectado con el VIH, la persona puede sentirse con fiebre, dolor y enfermo (a). Estos síntomas son parecidos a los de la gripe,  y son la primera reacción del cuerpo a la infección por VIH. Por lo tanto, durante este tiempo, hay mucho virus en el sistema, por lo que es muy fácil contagiar el VIH a otras personas. Así mismo, los síntomas sólo duran unas pocas semanas, y luego, por lo general, no se vuelven a tener síntomas durante años. Pero el VIH se puede transmitir a otras personas, independientemente de que se tengan o no síntomas o que la persona se sienta enferma.

¿Cuáles son los Síntomas del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y del VIH?

La única manera de saber con seguridad si se tiene el virus del VIH es haciéndose la prueba, porque no se puede confiar en los síntomas para saber si se tiene el virus. Por ello, conocer el estado de salud referente al VIH brinda información poderosa para que se puedan tomar medidas para mantenerse con estabilidad saludable a sí mismo (a)  y a la pareja. 

Si el resultado de la prueba es positivo, se pueden  tomar medicamentos para tratar el VIH y por lo general, las personas con virus que toman diariamente los medicamentos según lo prescrito por el médico especialista tratante pueden vivir una vida larga,  relativamente saludable y prevenir la transmisión a otros.

Sin los medicamentos para el VIH, que son los llamados  antirretrovirales o ART, el virus se replica en el cuerpo y daña el sistema inmunológico. Por eso es necesario que las personas empiecen el tratamiento lo antes posible después de dar positivo. No obstante,  si el resultado es negativo, hay varias maneras de evitar contraer el VIH.

Si se trata de una mujer  embarazada, debe hacerse la prueba del VIH para poder empezar el tratamiento si es seropositiva. Si una mujer VIH positiva recibe tratamiento para el virus al principio de su embarazo, el riesgo de transmitir el VIH a su bebé puede ser muy bajo. La forma de encontrar un centro cercano al domicilio es utilizar el localizador de servicios para el VIH para encontrar el sitio de pruebas de VIH cerca del interesado.

¿Cuáles son los síntomas del VIH?

Existen varios síntomas del VIH, y no todas las personas tendrán los mismos de estos síntomas. Depende de la persona y de la etapa de la enfermedad en la que se encuentre. A continuación, se detallan las tres etapas del VIH y algunos de los síntomas que las personas pueden experimentar.

sintomas

Etapa 1: Infección aguda por VIH

Dentro de las 2 a 4 semanas después de la infección con el VIH, las personas tendrán una enfermedad similar a la gripe. Esta es la respuesta natural del cuerpo a la infección por VIH.  Por lo tanto, los síntomas son parecidos a los de la gripe y pueden incluir fiebre, escalofríos, erupción, sudores nocturnos, dolores musculares, dolor de garganta, fatiga, ganglios linfáticos inflamados, úlceras bucales entre otros. 

Estos síntomas pueden durar desde unos pocos días hasta varias semanas. No obstante,  algunas personas no tienen ningún síntoma durante esta etapa temprana del VIH.

Etapa 2: Latencia clínica

En esta etapa, el virus todavía se multiplica, pero a niveles muy bajos, y las personas en esta etapa pueden no sentirse enfermas ni tener algún síntoma. Esta etapa también se denomina infección crónica por VIH, por ello, sin tratamiento anti-VIH, las personas pueden permanecer en la etapa durante 10 ó 15 años, pero algunas pasan por ella,  más rápidamente.

Si se toma el tratamiento anti-VIH todos los días, exactamente como lo han recetado los especialistas, se obtiene y mantiene una carga viral indetectable, se puede proteger la salud y prevenir la transmisión a otros. Pero si la carga viral es detectable, puede transmitir el VIH durante esta etapa, incluso cuando no se tengan síntomas. Es importante  ver al especialista de atención médica regularmente para que  revise los nivel de carga viral. 

La Etapa 3, SIDA

Si se tiene VIH y no se tiene tratamiento para el virus, eventualmente el contagio debilita el sistema inmunológico del cuerpo y se progresa al SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), que es la última etapa de la infección por VIH. Los síntomas del SIDA pueden incluir pérdida rápida de peso, fiebre recurrente, sudores nocturnos, hinchazón prolongada de los ganglios linfáticos en las axilas, ingle y cuello. 

También se pueden tener diarreas prolongadas que duran más de una semana, llagas en la boca, el ano o los genitales, neumonía, manchas rojas, marrones, rosadas, púrpura en la piel, la boca, la nariz o los párpados, pérdida de la memoria, depresión y otros trastornos neurológicos, además de las infecciones oportunistas. 

Tratamientos para el Sida

El tratamiento para el VIH se llama terapia antirretroviral (ART). La terapia antirretroviral consiste en tomar una combinación de medicamentos para el VIH, llamada régimen de tratamiento del VIH, todos los días. 

Palabras clave: Tratamientos, Sida, ViH, Terapia Antirretroviral (ART).

La terapia antirretroviral se recomienda a todas las personas que tienen VIH. La terapia antirretrovírica no puede curar el VIH, pero los medicamentos para el VIH ayudan a las personas con el virus  a vivir más tiempo y de forma más saludable.

Funcionamiento de  los medicamentos para el VIH

El VIH ataca y destruye las células CD4 del sistema inmunológico que combaten la infección. La pérdida de células CD4 dificulta al cuerpo la lucha contra las infecciones y ciertos cánceres relacionados con el VIH.

Los medicamentos para el VIH evitan que el virus se multiplique (se copie a sí mismo), lo que reduce la cantidad de VIH en el cuerpo (llamada carga viral). Tener menos VIH en el cuerpo le da al sistema inmunológico la oportunidad de recuperarse y producir más células CD4

Aunque todavía hay algo de VIH en el cuerpo, el sistema inmunológico es lo suficientemente fuerte como para combatir las infecciones y ciertos cánceres relacionados con el VIH.

Al reducir la cantidad de VIH en el cuerpo, los medicamentos para el VIH también reducen el riesgo de transmisión del VIH. Uno de los principales objetivos del tratamiento del VIH es reducir la carga viral de una persona a un nivel no detectable. 

Una carga viral indetectable significa que el nivel de VIH en la sangre es demasiado bajo para ser detectado por una prueba de carga viral. Las personas con VIH que mantienen una carga viral indetectable no corren ningún riesgo de transmitir el VIH a sus parejas seronegativas a través de las relaciones sexuales.

El momento de empezar a tomar los medicamentos para el VIH

Las personas con VIH deben comenzar a tomar los medicamentos para el virus lo antes posible. Es especialmente importante que las personas con afecciones que definen el SIDA o con una infección temprana por VIH comiencen a tomar los medicamentos para el VIH de inmediato. Se estima que, la infección temprana por VIH es el período de hasta 6 meses después de la infección con el VIH.

Las mujeres con VIH que quedan embarazadas y no están tomando ya medicamentos para el VIH también deben comenzar a tomarlos lo antes posible.

tratamiento

Los medicamentos para el virus se incluyen en un régimen para el VIH

Hay muchos medicamentos para el VIH disponibles para los regímenes anti-VIH. Los medicamentos para el VIH se agrupan en siete clases de medicamentos según la forma en que combaten el virus.

La elección de un régimen anti-VIH depende de las necesidades individuales de la persona. Al elegir un régimen anti-VIH, las personas con VIH y sus proveedores de atención médica tienen en cuenta muchos factores, incluidos los posibles efectos secundarios de los medicamentos anti-VIH y las posibles interacciones entre los medicamentos.

Lo que deben saber las personas acerca de la toma de medicamentos para el VIH

Tomar medicamentos para el VIH mantiene a las personas con VIH sanas y previene la transmisión del virus. Tomar los medicamentos para el VIH todos los días y exactamente como se recetan (lo que se denomina cumplimiento de la medicación) también reduce el riesgo de resistencia a los medicamentos.

Sin embargo, a veces los medicamentos para el VIH pueden causar efectos secundarios. La mayoría de los efectos secundarios de los medicamentos para el VIH son manejables, pero algunos pueden ser graves. 

En general, los beneficios de los medicamentos para el VIH superan con creces el riesgo de efectos secundarios. Además, los medicamentos para el VIH más nuevos causan menos efectos secundarios que los medicamentos usados en el pasado. 

A medida que el tratamiento para el VIH continúa mejorando, las personas tienen menos probabilidades de sufrir efectos secundarios de sus medicamentos para el VIH. Los medicamentos para el VIH pueden interactuar con otros medicamentos para el VIH en un régimen para el virus o con otros medicamentos que la persona esté tomando. 

Los proveedores de atención médica consideran cuidadosamente las posibles interacciones entre los medicamentos antes de recomendar un régimen para el VIH.

Medicamentos para el VIH aprobados por la FDA

El tratamiento con medicamentos para el VIH se denomina terapia antirretroviral (TAR). La terapia antirretrovírica se recomienda a todas las personas con VIH, y éstas deben comenzar lo antes posible. 

Las personas que reciben este tratamiento toman una combinación de medicamentos para el VIH (denominada régimen de tratamiento del VIH) todos los días. El régimen inicial del VIH de una persona generalmente incluye tres medicamentos para el VIH de al menos dos clases diferentes de medicamentos. 

Todos estos medicamentos están aprobados por la Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA). Los medicamentos para el VIH se enumeran según la clase de droga y se identifican por los nombres genéricos y de marca. 

El nombre de los medicamentos se puede ver en la base de datos de medicamentos de AIDSinfo, o descargar la aplicación de la base de datos de AIDSinfo para ver la información de los dispositivos Apple o Android.

Política Pública de Salud de los Estado Americanos frente al Sida

Las Naciones Unidas, estableció en el 2001 una declaración de compromiso en la lucha contra el VIH/SIDA, aprobado por la Asamblea General, con los  Jefes de Estado y de Gobierno y representantes de Estados.

Reunidos en las Naciones Unidas,  para el vigésimo sexto período extraordinario de sesiones de la Asamblea General, con carácter de urgencia, en la cual examinaron y abordaron el problema del VIH/SIDA en todos sus aspectos. 

Palabra clave: Política Pública de salud, Estados Americanos, Sida

¿Qué medidas preventivas y de salud tiene Estado Unidos con respecto al VIH/Sida?

Logrando un compromiso mundial, para mejorar la coordinación e intensificar las actividades nacionales, regionales e internacionales para combatir de manera integral, el VIH/Sida. 

Esta declaración de compromiso, se consolidó debido a la Profunda preocupación por el hecho de que la epidemia mundial de VIH/SIDA, por su escala y efectos devastadores, constituye una emergencia mundial y uno de los desafíos más formidables para la vida y la dignidad humanas.

En la firme convicción de la asamblea de que los humanos tienen derecho  al disfrute efectivo y que como consecuencia de la pandemia del VIH/Sida se ha socavado el desarrollo social y económico en todo el mundo y afecta a todos los niveles de la sociedad: nacional, comunitario, familiar e individual.

En este sentido las Naciones Unidas reafirmaron en esta declaración de compromiso, las siguientes políticas públicas: 

  • La declaración política y las nuevas medidas e iniciativas para cumplir los compromisos contraídos en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, del 2000.
  • La declaración política y las nuevas medidas e iniciativas para aplicar la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, de  2000.
  • Las medidas clave para seguir aplicando el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, de 1999.

El llamamiento regional a la acción para luchar contra el VIH/SIDA en Asia y el Pacífico, de 2001.

  • La Declaración y el Marco de Acción de Abuja para la lucha contra el VIH/SIDA, la tuberculosis y otras enfermedades infecciosas conexas en África, de 2001.
  • La Declaración de la Décima Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, de 2000.
  • La Alianza Pancaribeña contra el VIH/SIDA, de 2001.
  • El Programa de Acción de la Unión Europea, de acción acelerada contra el VIH/SIDA, el paludismo y la tuberculosis en el contexto de la reducción de la pobreza, de 2001.
  • La Declaración del Mar Báltico sobre la prevención del VIH/SIDA, de 4 de mayo de 2000.
  • La Declaración del Asia central sobre el VIH/SIDA, 2001.

Convencida de la necesidad de dar una respuesta urgente, coordinada y sostenida a la epidemia de VIH/SIDA, que se basará en la experiencia y las lecciones aprendidas en los últimos 20 años.

eu

Avances y Logros de este compromiso

Los acontecimientos de los años posteriores a la declaración de compromiso en políticas públicas de las Naciones Unidas, sin embargo, recuerda que, a pesar de algunos signos de progreso, el mundo como comunidad tiene un largo camino por recorrer para cumplir con los objetivos de la Declaración. 

Las esperanzas de alcanzar esos objetivos descansan más que nunca, en la capacidad de los Estados Miembros para tomar una acción individual sostenida y unida. 

Un año después de la Declaración,  Estados Unidos, recibió una horrible y  desafiante respuesta. El atentado terrorista del 11 de septiembre de 2001, que conmocionaron el mundo. Estos ataques llegaron en un momento en que la paz ya estaba siendo atacada en lugares como el Medio Oriente,  Afganistán, Colombia y el África central. 

Desde entonces, las tensiones se han intensificado aún más en el Medio Oriente, en el subcontinente del Asia meridional y en otros lugares. En lugar de avanzar hacia el logro de los objetivos de la Declaración del Milenio, el mundo ha parecido a veces

que se desliza hacia atrás en más conflictos.

Si bien la extrema pobreza en el Asia oriental y el Pacífico ha disminuido aproximadamente a la mitad, todas las demás regiones están muy lejos del objetivo. 

En la región de África subsahariana donde viven alrededor de 300 millones de personas en pobreza absoluta, la tasa de pobreza apenas disminuyó en los 10 años posteriores. Más rápido  se registraron progresos en el Asia meridional, pero fueron demasiado lentos para alcanzar el objetivo para el año 2015.

Aunque gran parte del mundo en desarrollo, especialmente fuera de Asia Oriental, no está a la altura de alcanzar los objetivos de desarrollo del Milenio, ni los compromisos de la declaración de compromiso de las Naciones Unidas sobre el HIV/Sida. Las preocupaciones ahora son urgentes  y se dirigen naturalmente hacia los más pobre de los pobres. 

Cientos de millones de personas empobrecidas, especialmente en el África subsahariana pero también en partes de Asia y América Latina, están atrapadas en la trampa de la pobreza – donde la pobreza se alimenta de sí misma por enfermedades de la reproducción, malnutrición, trabajo infantil, conflictos y catástrofe ambiental, que a su vez generan más pobreza. 

Algunos optimistas pueden argumentar, desde el éxito en Asia y en otras partes, que los más pobres de los pobres serán capaces de cuidarse a sí mismos si pueden poner su propia casa en orden. Desgraciadamente, muchos están impedidos de hacerlo por factores muy ajenos a su control.

 

Diferencia entre el Sida y el VIH

Lo primero que se debe acotar en esta diferencia es que el  SIDA es una condición, y que,  si bien el VIH es el virus que puede causar la infección, el SIDA (que es la abreviatura de síndrome de inmunodeficiencia adquirida), es decir que, contraer el VIH puede llevar al desarrollo del SIDA, y que el mismo,  o la etapa 3 del VIH, se desarrolla cuando la infección por el virus ha causado daños graves al sistema inmunológico.

Puede ser fácil confundir el VIH y el SIDA, no obstante, son diagnósticos diferentes, pero van de la mano. Es decir, el VIH es un virus que puede conducir a una condición llamada SIDA, también conocida como VIH de etapa 3.

En un tiempo, el diagnóstico de VIH o SIDA se consideraba una sentencia de muerte. Sin embargo, gracias a los avances en  la investigación y el desarrollo de nuevos tratamientos, las personas con VIH en cualquier etapa hoy en día viven vidas largas y productivas. Ya que, una persona seropositiva que sigue un tratamiento antirretroviral regular puede esperar vivir una vida casi normal.

El Virus del HIV

El VIH es un virus que puede llevar al deterioro del sistema inmunológico, por lo tanto, el término VIH significa virus de inmunodeficiencia humana, cuyo nombre describe el virus, que sólo los humanos pueden contraer, y ataca el sistema inmunológico. Como resultado, el sistema inmunológico es incapaz de trabajar tan eficazmente como debería.

Igualmente, el sistema inmunológico puede eliminar completamente muchos virus del cuerpo humano, pero ese no es el caso del VIH. Sin embargo, los medicamentos antirretrovirales pueden controlar el virus de inmunodeficiencia humana (VIH),  con mucho éxito interrumpiendo su ciclo de vida viral.

como se trasmite

La Condición del SIDA

Si bien el VIH es el virus que puede causar la infección, el SIDA (que es la abreviatura de síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es una condición porque, contraer el VIH puede llevar al desarrollo del SIDA.

En este sentido, el SIDA, o la etapa 3 del VIH, se desarrolla cuando el virus ha causado daños graves al sistema inmunológico, por lo que, se trata de una condición compleja con síntomas que varían de una persona a otra. Los síntomas de la etapa 3 del VIH están relacionados con las infecciones que una persona puede desarrollar como resultado de tener un sistema inmunológico dañado que no puede combatir tales enfermedades, conocidas colectivamente como infecciones oportunistas, que incluyen tuberculosis, neumonía y otras.

Ciertos tipos de cáncer se vuelven más probables cuando el sistema inmunológico también funciona con menos eficacia. Por lo tanto, la adherencia a la terapia antirretroviral puede evitar que se desarrolle el VIH de etapa 3.

El avance del HIV hasta el estadio 3

El VIH es un virus, y el SIDA es la condición que el virus puede causar. Una infección de VIH no necesariamente progresa a la etapa 3. De hecho, muchas personas con VIH viven durante años sin desarrollar el SIDA, como resultado de  los avances en el tratamiento, lo que hace que, una persona con VIH puede esperar vivir una vida casi normal.

Mientras que una persona puede tener la infección por VIH sin tener SIDA, cualquier persona diagnosticada con SIDA ya ha contraído el VIH. Por lo tanto, debido a que no hay cura, la infección por VIH nunca desaparece, aunque el SIDA nunca se desarrolle.

 

Política pública de salud de la UE frente al Sida

En la Asamblea Mundial de la Salud de 2016, los 53 Estados miembros europeos aprobaron el Plan de Acción para la respuesta del sector sanitario al VIH en la región europea de la OMS. 

Palabras clave: Política, Pública, Salud, Unión Europea (UE), HIV/Sida

Sobre la base del plan de acción europeo para el VIH/SIDA 2012-2015, se presenta un plan de aplicación para adaptar la estrategia mundial del sector sanitario de la OMS sobre el VIH, 2016-2021, a los contextos epidemiológicos, sociales y políticos de la Región. 

Política Estratégica Mundial del sector sanitario de la OMS Europa sobre el VIH, 2016-2021

Con esta estrategia se busca garantizar que la región pueda alcanzar el objetivo mundial de poner fin al SIDA como amenaza para la salud pública para el 2030. 

La OMS cuenta con un conjunto de directrices y documentos normativos para apoyar las respuestas de los países al VIH en las esferas de intervención (como la prevención, las pruebas de detección, el tratamiento y la atención del VIH), así como en el tratamiento de las poblaciones clave del VIH. 

La OMS/Europa facilita la difusión e integración de esas directrices en los protocolos sanitarios nacionales de los países de toda la región. Además de ofrecer asistencia técnica para la aplicación, supervisando la adopción por los países de las políticas y recomendaciones de la OMS.

Prueba del VIH y asesoramiento, punto de entrada a los servicios de prevención

El conocimiento del estado serológico (si una persona es seropositiva) es el punto de entrada clave para los servicios de prevención en las poblaciones de riesgo, así como para la atención y el apoyo a las personas que viven con el VIH/SIDA. 

Saber que se está infectado por el VIH es un requisito previo para acceder a la atención del VIH. Los análisis refuerzan los esfuerzos de prevención, alientan a las personas infectadas a evitar la transmisión a otros y motivan a las que no están infectadas a seguir siéndolo mediante estrategias de reducción de riesgos.

El asesoramiento es también un componente esencial de las estrategias de prevención de las infecciones de transmisión sexual y el VIH/SIDA en el ámbito de la salud pública. 

Permite a los proveedores de atención de la salud comunicarse con sus clientes y ayudarles a decidir cambiar su comportamiento. Las pruebas y el asesoramiento pueden dar lugar a una reducción del número de parejas sexuales, a un mayor uso del preservativo, a menos infecciones de transmisión sexual y a un mayor uso de prácticas de inyección seguras.

La promoción de las pruebas y el asesoramiento es vital en los países de Europa oriental, donde actualmente no se dispone de estos servicios de forma generalizada. 

Las actividades de promoción tienen por objeto aumentar el acceso a la información y a servicios de atención de la salud apropiados para la población en general y los grupos vulnerables particularmente marginados.

prevencion

Prevención

Se ha aprendido mucho sobre la prevención del VIH/SIDA desde que comenzó la epidemia en la Región de Europa hace más de dos decenios. La experiencia demuestra que las políticas y estrategias adecuadas pueden prevenir, frenar y revertir las epidemias de VIH y ofrecer tratamiento, atención y apoyo de alta calidad, incluso en entornos de recursos limitados. 

Se han logrado respuestas eficaces a las epidemias de VIH mediante la aplicación de intervenciones de eficacia demostrada y basadas en pruebas.

Entre las intervenciones eficaces de prevención del VIH figuran el uso de preservativos, el suministro de equipo de inyección limpio, la terapia de sustitución de opioides, el tratamiento de las infecciones de transmisión sexual y las pruebas y el asesoramiento sobre el VIH.

Tratamiento y cuidado

Además de la prevención de la transmisión del VIH, el tratamiento y la atención a las personas que viven con el VIH, tiene que ser parte de una respuesta integral y apropiada a la epidemia.

El tratamiento y la atención de las personas que viven con el VIH, incluido el tratamiento antirretrovírico, retrasa la progresión de la enfermedad, reduce la discapacidad, mejora la calidad de vida y aumenta la esperanza de vida.

de este modo, el VIH/SIDA se convierte en una enfermedad crónica y no en una sentencia de muerte. Más allá de las ventajas para las personas, el acceso a la terapia antirretroviral tiene también una dimensión de salud pública. Como parte de un plan de prevención, puede reducir considerablemente la transmisión del VIH y mitigar el desarrollo de la epidemia.

Circunstancias de Transmisión del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y el VIH 

El virus del VIH, se  propaga si la persona sana, entra en contacto con ciertos fluidos corporales de una persona contagiada con VIH, más comúnmente durante las relaciones sexuales sin protección (sexo sin condón o sin medicamentos para el VIH para prevenir o tratar el virus), y también puede ser por compartir el equipo de inyección de drogas. Por ello, si el virus no se trata   puede provocar la enfermedad SIDA (síndrome de inmunodefiiencia adquirida). 

Cuando las personas contraen esta enfermedad, la misma se hace crónica, y potencialmente mortal, causada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), al dañar el sistema inmunológico, dañando la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones y enfermedades.

La enfermedad se adquiere por contacto con sangre infectada o también, por la transmisión de madre a hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia. Sin embargo, la persona puede pasar sin medicación, por años antes de que el VIH debilite el sistema inmunológico hasta el punto de que tenga el  SIDA.

La enfermedad no se puede curar lo que retiene el avance de la enfermedad son  los medicamentos antirretrovirales pueden retardar drásticamente la progresión de la enfermedad. Estos medicamentos han reducido las muertes por SIDA en muchas naciones desarrolladas.

Por otra parte, el compartir las agujas y jeringas en el uso de drogas intravenosas expone con un alto riesgo, a gotas de sangre de otras personas que esten contagiadas con VIH. 

Las complicaciones del VIH y el SIDA

La infección por VIH debilita el sistema inmunológico, lo que hace que sea mucho más probable que se desarrollen muchas otras infecciones y ciertos tipos de cáncer.

como se siente

Infecciones Comunes al VIH/SIDA

La Neumonía por Pneumocystis (PCP), es una infección fúngica que puede causar una enfermedad grave, que a pesar de haber  disminuido significativamente con los tratamientos actuales para el VIH/SIDA, sigue siendo la causa más común de neumonía en las personas infectadas con el VIH.

Por otra parte, la Candidiasis (muguet), es otra infección común relacionada con el VIH, que causa inflamación y una capa blanca y gruesa en la boca, la lengua, el esófago, así como en  la vagina.

La enfermedad de la Tuberculosis (TB), en los países de recursos limitados, se considera la infección oportunista más común asociada con el VIH y es una de las principales causas de muerte entre las personas con SIDA.

El Citomegalovirus, también conocido como el virus herpes común se transmite en los fluidos corporales como la saliva, la sangre, la orina, el semen y la leche materna. Un sistema inmunológico sano inactiva el virus y permanece inactivo en el cuerpo. No obstante, si el sistema inmunológico se debilita, el virus reaparece, causando daños en los ojos, el tracto digestivo, los pulmones u otros órganos.

Por su parte, la Meningitis criptococócica, es una inflamación de las membranas, el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal (meninges), siendo una infección común del sistema nervioso central asociada al VIH, causada por un hongo que se encuentra en el suelo.

En relación con la Toxoplasmosis, es una infección potencialmente mortal causada por el Toxoplasma gondii, un parásito que se propaga principalmente por los gatos,  que transmiten los parásitos en sus heces, y luego pueden propagarse a otros animales y a los seres humanos, la cual puede causar enfermedades cardíacas, y se producen convulsiones cuando se propaga al cerebro.

¿De dónde salió el SIDA?

El SIDA es causado por un virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que se originó en primates no humanos del África central y occidental.

El origen del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ha sido objeto de investigación y debate científico desde que se identificó el mismo, en el decenio de 1980. Ahora hay una gran cantidad de pruebas sobre el método, el tiempo y el lugar donde el VIH comenzó a causar enfermedades en los seres humanos.

El vínculo entre el VIH y el SIV

El VIH es un tipo de lentivirus, lo que significa que ataca el sistema inmunológico, de manera similar al virus de la inmunodeficiencia de los simios (VIS), el cual daña el sistema inmunológico de los monos y los simios.

Las investigaciones científicas respecto al virus, han  encontrado que el VIH está relacionado con el VIS y hay muchas similitudes entre los dos virus. El VIH-1 está estrechamente relacionado con una cepa de VIS que se encuentra en los chimpancés, y el VIH-2 está estrechamente vinculado con una cepa de VIS que se encuentra en monos más pequeños que son cazados y comidos por los chimpancés. 

siv y vih

¿El VIH proviene de los monos?

En 1999, los investigadores encontraron una cepa de VIS  en un chimpancé que era casi idéntica al VIH en los seres humanos. Igualmente, descubrieron esta conexión y llegaron a la conclusión de que existen evidencias  que los chimpancés eran la fuente del VIH, y que el virus en algún momento había cruzado especies de chimpancés a humanos.

Los mismos científicos luego realizaron más investigaciones sobre la manera en que el VIS pudo haberse desarrollado en los chimpancés. Descubriendo que los chimpancés cazan y comen dos especies más pequeñas de monos y que estos monos  infectaron a los chimpancés con dos cepas diferentes de VIS.

El primer caso verificado de VIH es de una muestra de sangre tomada en 1959 de un hombre que vivía en lo que hoy es Kinshasa en la República Democrática del Congo. La muestra fue analizada retrospectivamente y se detectó el VIH. 

Hay numerosos casos anteriores en los que las pautas de muerte por infecciones oportunistas comunes, que ahora se sabe que definen el SIDA, sugieren que el VIH fue la causa, pero este es el primer incidente en el que una muestra de sangre puede verificar la infección. 

Existen creencias en la población de que el VIH comenzó en los años 80 en los Estados Unidos de América (EE.UU.), pero en realidad fue justo cuando la gente se dio cuenta por primera vez del VIH y se reconoció oficialmente como una nueva condición de salud.

En 1981, se registraron algunos casos de enfermedades raras entre hombres homosexuales en Nueva York y California, como el Sarcoma de Kaposi (un cáncer raro) y una infección pulmonar. Nadie sabía la razón por la que se estaban propagando estos cánceres e infecciones oportunistas, pero concluyeron que debía haber una enfermedad infecciosa que los causara.

Fue a mediados de 1982 que los científicos se dieron cuenta de que la enfermedad también se estaba propagando entre otras poblaciones como los hemofílicos y los consumidores de heroína, para luego denominar la enfermedad como SIDA.

 

¿Cómo se Presenta el Sida en la Mujer?

Históricamente, la epidemia de VIH/SIDA ha afectado a más hombres que mujeres. Sin embargo, si las nuevas infecciones por VIH continúan al ritmo actual en todo el mundo, es posible que las mujeres con VIH pronto superen a los hombres con el virus.

Palabras claves: Epidemia, VIH/Sida, mujeres, hombres, género, procedencia.

La infección del VIH afecta a un número creciente de mujeres en el mundo  cada año. Es probable que muchos cientos de otras mujeres vivan con el VIH aunque no estén conscientes de su propia infección.

El Sida en la Mujer contagiada

El VIH/SIDA afecta desproporcionadamente a las mujeres afroamericanas en los Estados Unidos. A nivel nacional, la infección del VIH es la principal causa de muerte de las mujeres afroamericanas entre 25 y 35 años.  El número de casos de VIH entre las mujeres afroamericanas sigue aumentando.

Las mujeres caucásicas representan un porcentaje menor de las mujeres que viven con el VIH. En el caso de las mujeres latinas representan también un porcentaje menor  de los casos de VIH/SIDA en mujeres. 

También se contabiliza un porcentaje menor de mujeres con VIH, que son de comunidades nativas americanas, asiáticas, de las islas del Pacífico y de otras comunidades.

Las mujeres con edades que están en los 30 años son las que tienen más probabilidades de vivir con el VIH/SIDA, y casi todas las mujeres que viven con el VIH tienen entre 20 y 50 años de edad.

mujer

Mujeres en riesgo de contraer el VIH/SIDA

La mayoría de los nuevos casos de VIH en mujeres son el resultado de comportamientos sexuales riesgosos, aproximadamente dos de cada tres nuevas infecciones en mujeres son el resultado de relaciones sexuales sin protección. 

El resto de los nuevos casos se deben en gran parte a compartir agujas y trabajos mientras se usan drogas inyectables. Durante las relaciones heterosexuales, las mujeres suelen estar más expuestas a los fluidos corporales que sus parejas masculinas. 

Esto pone a las mujeres en un mayor riesgo de contraer muchas enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluyendo el VIH. Las mujeres, especialmente las jóvenes, pueden ser más vulnerables porque pueden tener miedo de decir que no al sexo o de insistir en que su pareja use un condón.

El uso de drogas inyectables, que incluye compartir agujas u otro equipo con las parejas que se inyectan, también pone a las mujeres en riesgo de contraer el VIH. Si una mujer que usa o ha usado drogas inyectables en los últimos años, tiene una pareja sexual que ha usado drogas inyectables, puede estar en alto riesgo de infección por VIH. 

Si se tiene una pareja sexual que ha estado en la cárcel o que puede haber tenido relaciones sexuales con otros hombres en algún momento, también se puede correr un alto riesgo de contraer el VIH. 

Síntomas del VIH/SIDA en las mujeres

Muchas mujeres no presentan síntomas cuando se infectan por primera vez con el VIH. Algunas  pueden tener una enfermedad parecida a la gripe, incluyendo fiebre, dolor de cabeza, cansancio y agrandamiento de los ganglios linfáticos, dentro de un mes o dos después de la exposición al virus. Estos síntomas suelen desaparecer en el plazo de una semana a un mes y a menudo se confunden con los de otra infección viral.

Es posible que los síntomas más graves no aparezcan durante 10 años o más. Incluso durante el período asintomático, el virus está activo dentro del cuerpo de una mujer y puede transmitirse a otra persona.

A medida que el sistema inmunológico empeora comienzan a producirse diversas complicaciones. Para muchas mujeres, los primeros signos de infección son los grandes nódulos linfáticos o glándulas hinchadas que pueden estar agrandados durante más de tres meses.