Mes: abril 2020

Tratamientos del SIDA o del  VIH

Terapia Antirretroviral

Las opciones de tratamiento para el VIH,  es la terapia antirretroviral, que es una combinación de medicamentos diarios que impiden que el virus se reproduzca. Esto ayuda a proteger las células CD4, manteniendo el sistema inmunológico lo suficientemente fuerte para combatir la enfermedad. Por lo tanto, la terapia antirretroviral ayuda a evitar que el VIH progrese hacia el SIDA.

Cuando el tratamiento se hace efectivo, la carga viral se vuelve indetectable, lo que significa que la persona todavía tiene el VIH, pero el virus no es visible en los resultados de las pruebas, sin embargo,  todavía está en el cuerpo, y si la persona deja de tomar la terapia antirretroviral, la carga viral aumenta de nuevo y el VIH puede comenzar a atacar de nuevo a las células CD4.

Existen más de 25 medicamentos de terapia antirretroviral que están aprobados para tratar el VIH, los cuales funcionan para evitar que el VIH se reproduzca y destruya las células CD4, que son las que ayudan al sistema inmunológico a combatir la infección,  reduciendo el riesgo de desarrollar complicaciones relacionadas con el VIH, así como la transmisión del virus a otros.

Estos medicamentos antirretrovirales se agrupan en seis clases, que son los inhibidores nucleósidos de la transcriptasa inversa (NRTI), los inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa inversa (NNRTI), inhibidores de la proteasa e inhibidores de fusión. 

También se tienen los antagonistas del CCR5, que son igualmente  conocidos como inhibidores de entrada e inhibidores de la transferencia de la cadena de la integrasa. 

tratamiento

Administración  de los  Tratamientos

Generalmente se recomienda un régimen inicial de tres medicamentos para el VIH de al menos dos de estas clases de medicamentos, antes mencionadas, cuya combinación ayuda a evitar que el VIH forme resistencia, lo que significa que,  el medicamento ya no funciona para tratar el virus.

Muchos de los medicamentos antirretrovirales se combinan con otros, de modo que una persona con VIH suele tomar sólo una o dos pastillas al día. Por lo que, el especialista en la atención médica ayuda a la persona con VIH a elegir un régimen basado en su salud general y sus circunstancias personales. 

Estos medicamentos deben tomarse todos los días, exactamente como se han recetado, porque sino se toman adecuadamente, puede desarrollarse una resistencia viral y puede ser necesario un nuevo régimen.

Los análisis de sangre ayudan a determinar si el régimen funciona para mantener baja la carga viral y alto el recuento de CD4. Si un régimen de terapia antirretroviral no funciona, el especialista médico de la persona,  lo cambiará a un régimen diferente que sea más eficaz.