Mes: noviembre 2019

Política pública de salud de la UE frente al Sida

En la Asamblea Mundial de la Salud de 2016, los 53 Estados miembros europeos aprobaron el Plan de Acción para la respuesta del sector sanitario al VIH en la región europea de la OMS. 

Palabras clave: Política, Pública, Salud, Unión Europea (UE), HIV/Sida

Sobre la base del plan de acción europeo para el VIH/SIDA 2012-2015, se presenta un plan de aplicación para adaptar la estrategia mundial del sector sanitario de la OMS sobre el VIH, 2016-2021, a los contextos epidemiológicos, sociales y políticos de la Región. 

Política Estratégica Mundial del sector sanitario de la OMS Europa sobre el VIH, 2016-2021

Con esta estrategia se busca garantizar que la región pueda alcanzar el objetivo mundial de poner fin al SIDA como amenaza para la salud pública para el 2030. 

La OMS cuenta con un conjunto de directrices y documentos normativos para apoyar las respuestas de los países al VIH en las esferas de intervención (como la prevención, las pruebas de detección, el tratamiento y la atención del VIH), así como en el tratamiento de las poblaciones clave del VIH. 

La OMS/Europa facilita la difusión e integración de esas directrices en los protocolos sanitarios nacionales de los países de toda la región. Además de ofrecer asistencia técnica para la aplicación, supervisando la adopción por los países de las políticas y recomendaciones de la OMS.

Prueba del VIH y asesoramiento, punto de entrada a los servicios de prevención

El conocimiento del estado serológico (si una persona es seropositiva) es el punto de entrada clave para los servicios de prevención en las poblaciones de riesgo, así como para la atención y el apoyo a las personas que viven con el VIH/SIDA. 

Saber que se está infectado por el VIH es un requisito previo para acceder a la atención del VIH. Los análisis refuerzan los esfuerzos de prevención, alientan a las personas infectadas a evitar la transmisión a otros y motivan a las que no están infectadas a seguir siéndolo mediante estrategias de reducción de riesgos.

El asesoramiento es también un componente esencial de las estrategias de prevención de las infecciones de transmisión sexual y el VIH/SIDA en el ámbito de la salud pública. 

Permite a los proveedores de atención de la salud comunicarse con sus clientes y ayudarles a decidir cambiar su comportamiento. Las pruebas y el asesoramiento pueden dar lugar a una reducción del número de parejas sexuales, a un mayor uso del preservativo, a menos infecciones de transmisión sexual y a un mayor uso de prácticas de inyección seguras.

La promoción de las pruebas y el asesoramiento es vital en los países de Europa oriental, donde actualmente no se dispone de estos servicios de forma generalizada. 

Las actividades de promoción tienen por objeto aumentar el acceso a la información y a servicios de atención de la salud apropiados para la población en general y los grupos vulnerables particularmente marginados.

prevencion

Prevención

Se ha aprendido mucho sobre la prevención del VIH/SIDA desde que comenzó la epidemia en la Región de Europa hace más de dos decenios. La experiencia demuestra que las políticas y estrategias adecuadas pueden prevenir, frenar y revertir las epidemias de VIH y ofrecer tratamiento, atención y apoyo de alta calidad, incluso en entornos de recursos limitados. 

Se han logrado respuestas eficaces a las epidemias de VIH mediante la aplicación de intervenciones de eficacia demostrada y basadas en pruebas.

Entre las intervenciones eficaces de prevención del VIH figuran el uso de preservativos, el suministro de equipo de inyección limpio, la terapia de sustitución de opioides, el tratamiento de las infecciones de transmisión sexual y las pruebas y el asesoramiento sobre el VIH.

Tratamiento y cuidado

Además de la prevención de la transmisión del VIH, el tratamiento y la atención a las personas que viven con el VIH, tiene que ser parte de una respuesta integral y apropiada a la epidemia.

El tratamiento y la atención de las personas que viven con el VIH, incluido el tratamiento antirretrovírico, retrasa la progresión de la enfermedad, reduce la discapacidad, mejora la calidad de vida y aumenta la esperanza de vida.

de este modo, el VIH/SIDA se convierte en una enfermedad crónica y no en una sentencia de muerte. Más allá de las ventajas para las personas, el acceso a la terapia antirretroviral tiene también una dimensión de salud pública. Como parte de un plan de prevención, puede reducir considerablemente la transmisión del VIH y mitigar el desarrollo de la epidemia.