Mes: octubre 2019

Circunstancias de Transmisión del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y el VIH 

El virus del VIH, se  propaga si la persona sana, entra en contacto con ciertos fluidos corporales de una persona contagiada con VIH, más comúnmente durante las relaciones sexuales sin protección (sexo sin condón o sin medicamentos para el VIH para prevenir o tratar el virus), y también puede ser por compartir el equipo de inyección de drogas. Por ello, si el virus no se trata   puede provocar la enfermedad SIDA (síndrome de inmunodefiiencia adquirida). 

Cuando las personas contraen esta enfermedad, la misma se hace crónica, y potencialmente mortal, causada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), al dañar el sistema inmunológico, dañando la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones y enfermedades.

La enfermedad se adquiere por contacto con sangre infectada o también, por la transmisión de madre a hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia. Sin embargo, la persona puede pasar sin medicación, por años antes de que el VIH debilite el sistema inmunológico hasta el punto de que tenga el  SIDA.

La enfermedad no se puede curar lo que retiene el avance de la enfermedad son  los medicamentos antirretrovirales pueden retardar drásticamente la progresión de la enfermedad. Estos medicamentos han reducido las muertes por SIDA en muchas naciones desarrolladas.

Por otra parte, el compartir las agujas y jeringas en el uso de drogas intravenosas expone con un alto riesgo, a gotas de sangre de otras personas que esten contagiadas con VIH. 

Las complicaciones del VIH y el SIDA

La infección por VIH debilita el sistema inmunológico, lo que hace que sea mucho más probable que se desarrollen muchas otras infecciones y ciertos tipos de cáncer.

como se siente

Infecciones Comunes al VIH/SIDA

La Neumonía por Pneumocystis (PCP), es una infección fúngica que puede causar una enfermedad grave, que a pesar de haber  disminuido significativamente con los tratamientos actuales para el VIH/SIDA, sigue siendo la causa más común de neumonía en las personas infectadas con el VIH.

Por otra parte, la Candidiasis (muguet), es otra infección común relacionada con el VIH, que causa inflamación y una capa blanca y gruesa en la boca, la lengua, el esófago, así como en  la vagina.

La enfermedad de la Tuberculosis (TB), en los países de recursos limitados, se considera la infección oportunista más común asociada con el VIH y es una de las principales causas de muerte entre las personas con SIDA.

El Citomegalovirus, también conocido como el virus herpes común se transmite en los fluidos corporales como la saliva, la sangre, la orina, el semen y la leche materna. Un sistema inmunológico sano inactiva el virus y permanece inactivo en el cuerpo. No obstante, si el sistema inmunológico se debilita, el virus reaparece, causando daños en los ojos, el tracto digestivo, los pulmones u otros órganos.

Por su parte, la Meningitis criptococócica, es una inflamación de las membranas, el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal (meninges), siendo una infección común del sistema nervioso central asociada al VIH, causada por un hongo que se encuentra en el suelo.

En relación con la Toxoplasmosis, es una infección potencialmente mortal causada por el Toxoplasma gondii, un parásito que se propaga principalmente por los gatos,  que transmiten los parásitos en sus heces, y luego pueden propagarse a otros animales y a los seres humanos, la cual puede causar enfermedades cardíacas, y se producen convulsiones cuando se propaga al cerebro.

¿De dónde salió el SIDA?

El SIDA es causado por un virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que se originó en primates no humanos del África central y occidental.

El origen del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ha sido objeto de investigación y debate científico desde que se identificó el mismo, en el decenio de 1980. Ahora hay una gran cantidad de pruebas sobre el método, el tiempo y el lugar donde el VIH comenzó a causar enfermedades en los seres humanos.

El vínculo entre el VIH y el SIV

El VIH es un tipo de lentivirus, lo que significa que ataca el sistema inmunológico, de manera similar al virus de la inmunodeficiencia de los simios (VIS), el cual daña el sistema inmunológico de los monos y los simios.

Las investigaciones científicas respecto al virus, han  encontrado que el VIH está relacionado con el VIS y hay muchas similitudes entre los dos virus. El VIH-1 está estrechamente relacionado con una cepa de VIS que se encuentra en los chimpancés, y el VIH-2 está estrechamente vinculado con una cepa de VIS que se encuentra en monos más pequeños que son cazados y comidos por los chimpancés. 

siv y vih

¿El VIH proviene de los monos?

En 1999, los investigadores encontraron una cepa de VIS  en un chimpancé que era casi idéntica al VIH en los seres humanos. Igualmente, descubrieron esta conexión y llegaron a la conclusión de que existen evidencias  que los chimpancés eran la fuente del VIH, y que el virus en algún momento había cruzado especies de chimpancés a humanos.

Los mismos científicos luego realizaron más investigaciones sobre la manera en que el VIS pudo haberse desarrollado en los chimpancés. Descubriendo que los chimpancés cazan y comen dos especies más pequeñas de monos y que estos monos  infectaron a los chimpancés con dos cepas diferentes de VIS.

El primer caso verificado de VIH es de una muestra de sangre tomada en 1959 de un hombre que vivía en lo que hoy es Kinshasa en la República Democrática del Congo. La muestra fue analizada retrospectivamente y se detectó el VIH. 

Hay numerosos casos anteriores en los que las pautas de muerte por infecciones oportunistas comunes, que ahora se sabe que definen el SIDA, sugieren que el VIH fue la causa, pero este es el primer incidente en el que una muestra de sangre puede verificar la infección. 

Existen creencias en la población de que el VIH comenzó en los años 80 en los Estados Unidos de América (EE.UU.), pero en realidad fue justo cuando la gente se dio cuenta por primera vez del VIH y se reconoció oficialmente como una nueva condición de salud.

En 1981, se registraron algunos casos de enfermedades raras entre hombres homosexuales en Nueva York y California, como el Sarcoma de Kaposi (un cáncer raro) y una infección pulmonar. Nadie sabía la razón por la que se estaban propagando estos cánceres e infecciones oportunistas, pero concluyeron que debía haber una enfermedad infecciosa que los causara.

Fue a mediados de 1982 que los científicos se dieron cuenta de que la enfermedad también se estaba propagando entre otras poblaciones como los hemofílicos y los consumidores de heroína, para luego denominar la enfermedad como SIDA.